Sylvia rivera, pionera en la defensa de los derechos LGBTIQ

En el marco del mes del orgullo LGBTIQ queremos recordar a la activista trans latina Sylvia Rivera quien participó en los levantamientos de Stonewall y lidera iniciativas para proteger a la comunidad de la pobreza y violencia policial. 

Interseccionalidad y Violencia policial

Stonewall marcó un hito en la lucha por los derechos de las personas LGBTIQ que se tradujo en la visibilización de las problemáticas del colectivo y la construcción de un frente político para la defensa de sus derechos. Sin embargo, a los pocos años lo que había iniciado en el ‘69 como una lucha por transformar las estructuras opresivas y discriminatorias perdió ese rumbo conformándose con conquistar ser socialmente aceptadx. 

Para los años ‘70 se observa un conformismo dentro del movimiento gay que enfurece a Sylvia que entendía la compleja relación entre identidad y clase. En uno de sus videos más famosos, filmado durante la 4ta Marcha del Orgullo en 1973, ella se sube al escenario y comienza: “Será mejor que se callen. Llevo todo el día intentando llegar hasta aquí por vuestros hermanos y hermanas homosexuales en la cárcel que me escriben todas las p**** semanas pidiendo vuestra ayuda y no hacéis ni una maldita cosa por ellos”.

Ella observaba cómo en el último tiempo la Marcha del Orgullo se olvidaba de las demandas por una vida mejor para los socialmente excluidos y se convertía más bien en una fiesta de aquellas personas más privilegiadas, lavada de cualquier compromiso político. 

Sylvia conocía muy bien la realidad de las personas oprimidas y había trabajado  junto con Marsha P. Johnson para crear STAR (Street Transvestite Action Revolutionaries) en 1970, que buscaba ser un refugio para personas gays y trans que viven en la calle y sufren la violencia policial y el abandono social. STAR a su vez comenzó a funcionar como un lugar para pensar estrategias y alianzas políticas como por ejemplo con las Panteras Negras. Sin embargo, lamentablemente, no pudieron sostenerlo por mucho tiempo. 

Su compromiso con la defensa de lxs más oprimidos fue y sigue siendo fundamental en la lucha de los derechos de las personas LGBTIQ. Y nos recuerda que para terminar con la discriminación y violencia no podemos ignorar los criterios de raza, clase y sitación migratoria.