¿Nervios en la primera cita?

Foto: Freepik

Cuando pensamos en una cita, nos focalizamos mucho (a veces demasiado) en la otra persona. Pero, ¿acaso ese no es un plan para nosotrxs? ¿qué tenemos ganas de hacer? ¿por qué estamos en esa cita?

Las respuestas pueden ser múltiples y variadas. Algunas personas tienen citas porque les parece un pasatiempo, otras porque quieren conocer personas nuevas, otras buscan tener novia, novie, novio y a otras simplemente les interesa encontrar personas con las que compartir intereses específicos.

Pero vuelven las inquietudes, muchas, todas diferentes: ¿Qué hacer y qué no hacer en la primera cita? ¿Qué debo vestir en la primera cita? ¿Cómo tener éxito? Todas estas y más, a veces, también acompañadas de mucha ansiedad.

Si tienes una cita y estás un poco nerviosx, puedes leer los consejos que tenemos para que te sientas más a gusto y puedas disfrutar del encuentro:

Estas presente

Lo más importante es que te preguntes ¿qué tienes ganas de hacer?

Preguntártelo es crucial para poder estar ahí. Sí, así como se lee. Si no, nos vamos en pensamientos de qué forma debería tener, cómo podría ser, y no estamos presentes en el lugar que elegimos nosotres mismes.

Por cierto, si el pensamiento alrededor del tema, se vuelve persistente, no se va y genera más malestar que bienestar, es válido tener presente que se puede estar atravesando por algo más complejo que sólo una preocupación.

Elegir

En definitiva es clave que podamos elegir.

Que nos guste el plan, el lugar y la actividad que está pensada. Buscar sentirnos a gusto es de las cosas más importantes. Esto implica buscar ser más unx mismx. No tiene sentido caerle bien a alguien si no nos estamos mostrando como quienes realmente somos.

No te exijas tanto

Exigirse en exceso no tiene sentido.

A veces simplemente no conectamos con le otre y no hay nada de malo en ello. Somos muchas personas en el mundo y siempre habrá más oportunidades para encontrarte con personas con quienes la pases mejor.

Si no sucede la magia

Siempre puedes proponer algo diferente, cambiar el rumbo de lo planeado.

En definitiva, nadie quiere pasar un mal momento y quedarse en un lugar solamente porque así se supone que tiene que ser, no tiene sentido.

Si estás pasando un mal momento, no hace falta que te quedes. Cuando quieras podes dar fin al encuentro.

 

 

MÁS EN Citas