Tomar conciencia sobre la salud mental

Foto: Pexels

El padecimiento mental no es irreversible. Las personas con ansiedad, bajo estado de ánimo u otro trastorno mental no deben ser aisladas de su comunidad. Debemos tomar conciencia sobre la salud mental para que todas las personas tengan garantizado un estado de bienestar emocional, físico y psíquico.

¿Qué es la salud mental?

La salud mental es nuestra capacidad de encontrarnos en un marco equilibrado de bienestar emocional, físico y psíquico. Tiene que ver con cómo nos desenvolvemos en situaciones de crisis, cómo nos adaptamos a los cambios que ocurren en nuestra vida y también con nuestra capacidad de establecer lazos sociales y afectivos con otres.

Tiende a pensarse que sólo algunas personas deben atender su salud mental pero, al igual que la salud física, es algo que todas las personas tenemos que atender, cuidar y revisar.

Un trastorno de salud mental puede afectar tu cotidianeidad de múltiples maneras. Por ejemplo, puede dificultar tu capacidad mantener relaciones sociales, tu capacidad de aprender, estudiar y sostener la atención en una tarea y, por ende, también puede afectar el rendimiento en el trabajo. Si bien separar dichas actividades nos permite pensarnos en diferentes ámbitos y situaciones, la realidad es que muchas veces aprender, trabajar y relacionarse con personas suceden al mismo tiempo y eso lo hace ¡más complejo!

También es importante considerar la relevancia que tiene el contexto cultural a la hora de definir si una persona padece algún trastorno de salud mental. Esto tiene que ver con que para las distintas culturas hay comportamientos más -o menos- aceptados.

En pos de no estigmatizar ni discriminar a alguien por ser o pensar diferente es importante tener siempre en cuenta que todas las personas somos diferentes y que, por ende, las cosas que le afectan a algunes de determinada manera, a otres puede afectarle de otra manera.

¿A qué se le llama trastorno mental y cómo sé si padezco alguno?

En primer lugar, los padecimientos mentales son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Según el Ministerio de Salud de Argentina, en el país 1 de cada 3 personas presenta un problema de salud mental a partir de los 20 años y las problemáticas más frecuentes son los trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y los problemas por consumo de sustancias.

Otros tipos de trastornos mentales son: trastornos de alimentación, del estado de ánimo, depresión, estrés post-traumático (por evento del pasado, como puede ser la niñez, o también otros más cercanos al presente) y más.

A la hora de determinar si estoy padeciendo un trastorno mental o si mi salud mental se encuentra en equilibrio, lo recomendado es consultar con un profesional de la salud mental como son les psicóloges.

¿Dónde se originan? ¿Por qué están en mí?

Es casi imposible determinar una única causa como origen de los trastornos mentales. Por el contrario, hay muchos factores que pueden influir. Algunos de estos son:

  • Historia familiar
  • Experiencia de vida con situaciones de estrés, de abusos (sexuales o no-sexuales)
  • Factores biológicos como desequilibrios químicos en el cerebro
  • Sentirse solo
  • Tener una enfermedad que deteriore el autoestima por su gravedad, y otros más.

 

Es fundamental saber que los trastornos mentales no son causados por falta de carácter. No tienen nada que ver con ser flojo o débil. Sí tiene que ver con que las personas somos vulnerables y para nosotres, dar y recibir afecto es vital.

No me pasa a mí, pero le pasa a un amigues: ¿Cómo puedo ayudar a alguien en esta situación?

  • Sostener el afecto. Esto es importante porque a veces no comprendemos y entonces nos borramos. No ayuda.
  • Preguntar sobre su experiencia. (Va a depender de la confianza y cercanía que se tenga con esa persona). Evitar preguntas que se respondan con “sí” o con “no”. Preferentemente usar preguntas más abiertas como: ¿qué sentís? ¿cómo te sentís cuando te pasa tal cosa?
  • Hacer lo que une puede y ser sincere con une misme al respecto. No sirve “decir que vamos a ayudar” si sólo podemos sostener esa ayuda por poquísimo tiempo. Igual, es válido evaluar cada caso particular. A veces algo chiquito y rápido es lo único que se necesita y se necesita un montón, como puede ser, retirar algo de algún lado, o hacer un llamado a la empresa que provee el servicio de internet.

Bonus track: algunas recomendaciones