¿Qué es un chaser (o cazador) de personas trans?

Foto: Pexels

Un trans chaser, o cazador de personas trans, es un individuo que se siente atraído sexualmente por personas trans y las busca específicamente porque son trans.

Esto puede ser mera atracción y/o afinidad, o bien, a veces puede volcarse hacia un lugar despectivo. Por ejemplo puede tener que ver con una obsesión con determinada genitalidad, que encima se supone intacta, llevando a que se ignore así otras cuestiones que pueden surgir de un encuentro interpersonal.

 

En un principio se utilizaba más específicamente para describir una conducta que unía la noción de fetiche con la de acoso, y se empleaba más comúnmente cuando sucedía de parte de varones cis a mujeres trans.

Según LGBT Info Wiki, “En «Diario de una drag queen» (2005), Daniel Harris describe cuatro tipos de hombres interesados ​​en él cuando se dragueaba: hombres heterosexuales que quería el presumido y superior servicio oral de otro hombre, homosexuales que solo estaban interesados ​​en sus genitales, otros hombres que se dragueaban y hombres que estaban intrigados por la mezcla de masculinidad y feminidad que representaba.”

¿Qué sucede en las Apps de citas?

Como sabemos, las apps de citas son hoy por hoy un gran foco de encuentro y los chasers no dejan de estar en cada una, sólo que difiere la forma en la que establecen comunicación.

Algunas son redes más explícitas y sexuales donde no hace falta casi mediar palabra y las fetichizaciones de todo están más a mano.

En cambio, en otras apps más discretas donde las conversaciones inician cordiales y mantienen cierto ‘tono’ en ese sentido, los chasers tienen otras intervenciones, más camufladas tal vez. No por eso menos avasallantes:

“¿hace cuánto transicionaste?” “¿cómo es ser trans?” “tal cosa debe ser distinto para vos”, demostrando que básicamente piensan que por el hecho de ser trans sólo puede hablarse de ‘cosas de trans’, como si sólo eso nos constituye y ya.

La fetichización ¿está bien? ¿está mal?

No hay por qué inclinarse por uno u otro. Más bien vale hacerse preguntas, ahondar en la cuestión para reflexionar al respecto y deshacer tanto el género como el deseo, para poder elegir cómo vincularnos con otres y qué conductas nos interesa repeler o evitar.

 

Para ello, dejamos algunas preguntas y reflexiones formuladas por un grupo de trabajadores sexuales transmasculinos/es/as (Transaxion Transexual):

“¿Por qué, generalmente, desde nuestras comunidades trans percibimos como “chaser”, con un sentido despectivo, que una persona cis busque especificamente personas trans, definiendo esta accion como un “fetiche deshumanizante”? Y ¿por qué, por el contrario, no es percibido de igual manera que personas trans busquen o se vinculen únicamente con personas trans?”

“No suele interpetarse como chaser a la persona que únicamente se vincula con mujeres/hombres cis delgades, ni su deseo es entendido como una “fetichización deshumanizante”, por el contrario, ese es un gusto predeterminado, normativo.”

“¿siempre es un fetiche deshumanizante que gusten de nosotros/es/as?
Creemos que en parte, sostener esta idea es arrojar un estigma sobre las personas que nos desean o reproducir una mirada moralizante sobre el deseo hacia nuestras corporalidades, incluso nos coarta a nosotros/es/as mismos/es/as de habitar otras experiencias de sentirnos deseados /es/as y del ejercicio de distintas dinámicas sexuales.
Rechazamos que sean leídos como lugares en donde es imposible experimentar placer, mediante una experiencia vital concreta, como también rechazamos los intentos de obliterar el conflicto que implica la experiencia de vivir.”

Para obtener más información se recomienda leer en las fuentes consultadas:

MÁS EN Sexo