Sin matar: carne cultivada

Foto: Pexels

La carne cultivada es un tipo de carne de origen animal, pero la cual es posible sin sacrificar animales enteros. Se trata de una opción para aquellas personas que buscan una opción más sana para alimentarse, que tenga bajo impacto ambiental y que no atente contra la vida de los animales.

¿Cómo se produce?

A diferencia del tipo de carne que encontramos en los supermercados esta carne es fabricada a partir de la extracción de células animales sin la necesidad de sacrificarlos.

A partir de una biopsia del tejido muscular del animal se crea dentro de un laboratorio una carne sin grasas saturadas, que se parece a la carne animal pero que a falta de grasas no tiene el mismo sabor a la carne tal como estamos acostumbrades. Sin embargo, se resalta que esta carne cultivada es igualmente nutritiva.

Es importante notar que los animales, siguen participando en el proceso de producción, pero desde esta iniciativa se persigue el objetivo de reducir el sufrimiento y el impacto ambiental. La industria animal es una de las mayores productoras de emisiones de dióxido de carbono y metano, grandes contribuyentes al calentamiento global.

Reducir los costos de la cría de animales y producción de carne es uno de los principales desafíos y objetivos que se persigue con estas investigaciones.

¿Para quién está dirigida?

Al no tratarse de un producto vegano sigue estando dirigido a personas que consumen alimentos de origen animal. Sin embargo, son más las personas que día a día buscan incorporar a su estilo de vida productos cruelty free y de bajo impacto ambiental.

Se trata de un producto que prioriza el cuidado del medio ambiente y los derechos de los animales.

Finalmente, se destaca que todavía no se ha logrado cultivar una carne que comparta el sabor de la carne tal como la conocemos. Ya que se trata de una carne de tejido muscular, super magra, sin grasa le faltarían los componentes naturales que hace que su sabor sea más rico para el paladar de carnívoros.

Fuente: