Los jóvenes lideran la lucha contra el cambio climático

Foto: Perfil

Los jóvenes se han apropiado de la lucha contra el cambio climático, de la misma manera en que lo hacen con el veganismo y la liberación animal; demostrando la capacidad de tomar conciencia frente al colapso mundial al que la humanidad está sometiendo al planeta tierra.

Para les jóvenes el cambio mundial significa salvar al planeta y sus ecosistemas. Y lo dejan en claro en sus redes sociales, en la calle con grafitis o pegatinas, y con las marchas organizadas que copan la escena mundial. La movilización de los menores de 25 años está a la altura de la urgencia de la lucha contra el cambio climático.

La generación Z o post millenial lleva nombre de mujer: Greta Thunberg, una joven sueca de cuya protesta contra la inacción de los gobiernos frente al cambio climático se ha extendido por muchísimos países. Greta Thunberg representa el profundo aliento y la necesidad de copar las calles por la justicia climática.

¿Quién es Greta Thunberg?

Es una joven de 18 años que creció en Estocolmo, Suecia. Su mamá, Malena Ernman, es cantante de ópera y participó del Festival de la Canción de Eurovisión. Por otro lado, su papá, Svante Thunberg, es actor y es descendiente de Svante Arrhenius, un científico que ideó un modelo del efecto invernadero, premiado con el Premio Nobel de Química en 1903.

Greta es la mayor de dos hermanas, y refiere que aprendió sobre el cambio climático cuando tenía 8 años. Hay que destacar que sus padres no eran activistas climáticos.

La joven activista padece el síndrome de Asperger, conocido como un trastorno del desarrollo, y al que la adolescente describe como un «superpoder». Demostrando una capacidad de resiliencia y empoderamiento admirable y ejemplificador para muchísimos jóvenes que la adoptan como referente de lucha.

«Nos estamos enfrentando a la sexta extinción masiva y el ritmo de extinción es 10.000 veces más rápido de lo normal», oraba la joven durante su discurso en la cumbre del clima de 2019.

Greta desde muy niña se dio cuenta de que el mundo no se salvará por sí mismo, sino que depende la responsabilidad y conciencia de todes y, por esta razón, decidió que su misión en la vida sería: hacer que la gente escuchara sus necesidades y obligar a los gobernantes a buscar soluciones lo más rápido posible.

Son varios jóvenes que le ponen voz alrededor del mundo en pos de alcanzar la responsabilidad que se necesita para evitar la extinción del planeta: La fuerza del activismo juvenil radica en que no tiene camuflajes ni ambigüedades verbales. Los jóvenes no tenemos pelos en la lengua porque entendemos lo que pasa: el cambio climático es una consecuencia del capitalismo colonial” señala Serayna Solanki, una joven activista por la justicia climática radicada en el Reino Unido.

Por supuesto que la Argentina no es ajena a esto, ya que desde la agrupación Jóvenes por el Clima, que es integrada por activistas que no superan los 25 años, preponderan la lucha y la toma de conciencia sobre la gravedad del colapso al que estamos subsumiendo al planeta tierra. Así mismo, rescatan la importancia que significa velar por los recursos naturales. Esta agrupación activista se fundó en febrero de 2019.

La participación argentina en esta movida se genera por un lado, a partir de todos los derechos reivindicados y ganados por el movimiento de mujeres y diversidades, también inspirados por el movimiento juvenil, se decide comenzar a organizar un proceso de lucha contra la crisis climática y ecológica, dando lugar a la fundación de este espacio de encuentro juvenil.

Jóvenes por el Clima es un movimiento que entiende y pone énfasis en que la gravedad de la crisis climática y ecológica es que profundiza las desigualdades sociales que existen alrededor del mundo.

«El cambio es lo que los jóvenes pedimos, y nuestra voz está siendo por fin escuchada. Por eso, están desesperados por intentar silenciarnos» Greta Thunberg.

MÁS EN Ecología