12 alternativas para dejar de usar plástico

Foto: Freepik

Este material de lenta degradación genera un impacto negativo en nuestro planeta.

El uso del plástico es común y hace parte de nuestra cotidianidad y sin importar el impacto negativo que tiene en nuestro planeta lo seguimos usando.

Es tiempo de analizar nuestros hábitos y evaluar las alternativas que estén a nuestra mano para mejorar esta problemática. Aquí te contamos 12 alternativas para dejar de usar plástico

¿Por qué reemplazar el plástico?

  • Según El Atlas del Plástico 2019, proyecto conjunto de la Fundación Heinrich Böll y el movimiento Break Free From Plastic, entre 1950 y 2017 se produjo un total de 9.2 mil millones de toneladas de plástico. Eso es más de una tonelada por cada persona que actualmente vive en la tierra. La mayor porción consiste en productos y empaques de un solo uso.
  • El movimiento Plastic Collectors, en su portal web, afirma que si bien el plástico es muy duradero y resistente, no se descompone y degrada en absoluto. Incluso si lo hace, todavía permanece en nuestro entorno en forma de microplásticos. Son básicamente trozos de plástico más pequeños que se filtran en nuestro suelo y agua, causando mucho daño a la salud humana, la salud animal y también la salud de las plantas.

¿Qué medidas se están tomando en el mundo?

  • Más de once países en Latinoamérica regulan o están en proceso de regulación de plásticos de un solo uso (como por ejemplo: los sorbetes).
  • Algunos países han mostrado su preocupación por los residuos plásticos y es por eso que pretenden firmar un acuerdo internacional para su regulación.
  • Muchos colegios tienen como prioridad enseñar a los niños y jóvenes sobre el reciclaje y el uso de plásticos.

12 alternativas para dejar de utilizar plástico

  1. Usa un pitillo, sorbete o pajita reutilizable de metal o bambú.
  2. Si tienes emprendimientos o una empresa y usas bolsas, reemplazalas por empaques sostenibles.
  3. Reemplaza el uso de botellas de plástico con agua, envasa tu agua en termos o botellas reutilizables y llévala contigo.
  4. Si vas de compras al supermercado lleva tus bolsas de tela.
  5. Consume algo saludable en vez de chicle ya que uno de sus componentes es el plástico, además de ser altamente contaminante.
  6. Evita comprar productos en bolsas de plástico, son preferibles los que vienen en cajas de cartón, bolsas de papel o vidrio.
  7. Utiliza tu taza de café en el trabajo y deja de usar vasos de plástico
  8. En tu cocina usa los envases de vidrios para organizar y recuerda comprar a granel para disminuir las bolsas y tener una cocina libre de plástico.
  9. Los cepillos de dientes no tienen que ser de plástico, puedes comprar unos de bambú que tienen la misma duración que un cepillo común. Además, el bambú es biodegradable.
  10. Si tienes plantas en casa, crea tu propio abono con los residuos de comida, de esta forma disminuirán los desechos y el uso de bolsas.
  11. Si requieres guardar algún alimento olvídate de las bolsas tradicionales, ya está en el mercado Stasher una bolsa de silicona y una gran alternativa para empacar los alimentos y mantenerlos frescos.
  12. Sabemos que para encender el fogón necesitas una mechera y lastimosamente en su mayoría son de plástico, no son recargables y no tienen un segundo uso una vez dejan de darnos fuego. Es por eso que sugerimos los fósforos de madera, más naturales y menos tóxicos.

Cualquier cosa que hagas, por muy pequeña que parezca es valiosa, quizá no te des cuenta pero todos estos cambios tienen un gran impacto en los demás y esto podría incentivar a tu entorno a replicar estas prácticas.

No hay nada de malo en ser diferente, en romper los esquemas, menos si se trata de nuestro planeta. No tengas miedo de tener conciencia ecológica y a enseñar a los demás cómo se debe tratar nuestra madre tierra.

Fuentes:

Ver también:

MÁS EN Ecología