3 sencillos consejos para lucir siempre radiante

Foto: Freepik

A todes nos gusta vernos y sentirnos bien, pero en nuestro día a día, ya sea por el estrés laboral o escolar, o simplemente por andar a las carreras, no siempre logramos lucir radiante o la apariencia que deseamos. Además, como todos sabemos, para consentirnos como merecemos y lucir bien hace falta disponer de una buena cantidad de dinero… ¿O no?

¡Sigue leyendo! que aquí te contaremos unos cuantos trucos para que luzcas siempre belle, radiante y, lo que es mejor, estos nos costarán apenas unos centavos.

1. Haz ejercicio.

Sí: Ejercicio. Aunque hacer ejercicio puede que suene más a un consejo de salud que de belleza, lo cierto es que hacer ejercicio es un gran aliado para lucir bien (debemos recordar el famoso lema “salud es belleza”).

Hacer ejercicio:

  • Ayuda a preservar y renovar el colágeno y la elastina, lo cual le da a la piel una apariencia más joven y firme.
  • Reduce el estrés que, entre otras cosas, puede causar acné.
  • Contribuye a un mejor descanso, lo cual puede ayudarte a eliminar las bolsas en los ojos causadas por la falta de sueño; entre muchas cosas más.

Para gozar de los beneficios del ejercicio no hace falta que te machaques tres horas en el gimnasio todos los días. Basta con salir a trotar unos minutos en las mañanas o las tardes, con ir caminando al súper en vez de ir en automóvil, con usar las escaleras en vez del elevador, con salir a dar una vuelta en bici, con inscribirte a clases de baile… las posibilidades son infinitas.

Claro, si dispones de tiempo no vendría mal hacer algo de ejercicio un poco más pesado de vez en cuando.

2. Bebe agua.

Esta es una de las mejores cosas que puedes hacer para lucir bien. Beber el agua necesaria a lo largo del día hará que tu piel y cabello se vean humectados y brillantes, también los hará más fuertes y resistentes, te hará tener una piel más limpia y sana, te hará lucir una mirada más radiante… los beneficios de beber agua son innumerables.Otra de las ventajas de beber agua es que, para hacerlo, no nos toma más que unos segundos.

Para beber agua, no te sirvas un gran vaso de esta y te la bebas bruscamente. Antes bien, asegúrate de andar siempre contigo una botella (si es reutilizable, mejor) y bebe pequeños sorbos a lo largo del día de manera constante. Si no estás acostumbrade, no implementes de manera radical el agua a tu vida; antes bien, sustituye con agua tus bebidas poco a poco.

3. Come bien.

“Somos lo que comemos”. Así es, lo que consumimos afecta directamente a nuestra apariencia. Para lucir bien, deberás agregar a tu plato más frutas y verduras. Al igual que con el agua, si no estamos acostumbrados a consumirlos tendremos que ir poco a poco.

Dos ideas para hacerlo son:

  1. sustituir progresivamente el consumo de comida chatarra por frutos secos como nueces, almendras, pistachos y cacahuates que son ricos en proteínas y grasas buenas, y
  2. sustituir paulatinamente el consumo de refrescos por agua de frutas de temporada.

Lo que comemos tiene impacto en todo nuestro cuerpo, salud y apariencia. Llevar una dieta saludable nos hará menos propensos a contraer enfermedades (no es nada estético andar moqueando todo el día), nos hará lucir visiblemente mejor y nos hará sentir bien con nosotros mismos (después de todo, ¿no reside allí también la belleza?).

Así que ya lo sabes: si quieres no solo verte, sino también estar y sentirte bien, sigue estos tres consejos. Al hacer ejercicio, beber agua y tener una dieta saludable estaremos cuidando de nuestra salud. Un último (pero no menos importante) consejo de salud y belleza: Sonríe.

MÁS EN Belleza