4 posturas de yoga para principiantes

El Yoga es una disciplina que combina ejercicios de flexibilidad, fuerza y respiración con ejercicios de concentración para poder fortalecer nuestro cuerpo y mente al mismo tiempo. Los componentes principales de esta práctica son las posturas y movimientos pensados para aumentar la flexibilidad, potenciar la respiración y aumentar la fuerza muscular.

Si quieres iniciarte en esta práctica te dejamos las posturas para principiantes que podrás realizar sin mayor dificultad.

 

Árbol (Vriksasana)

Esta es una postura super sencilla que cualquier persona puede realizar. Aun así te llevará un tiempo perfeccionarla. Para comenzar debe estar de pie y elevar una pierna hasta poder colocar la planta del pie en el interior del muslo de la pierna contraria. Esta postura es súper beneficiosa para fomentar el equilibrio y fortalecer las piernas.
Al encontrar el equilibrio debes llevar tus manos, unidas por las palmas, al pecho. Una estrategia para lograr el equilibrio es mirando un punto fijo.

El Niño (Balasana)

La pose del niño se logra apoyando las rodillas sobre el suelo y sentándose sobre las plantas de tus pies. Una vez en esta posición debes inclinar tu cuerpo hacia delante tratando de llegar con tu pecho al suelo con las manos y brazos extendidos hacia delante.
Esta postura es muy recomendada para elongar la espalda baja y los muslos.

El señor de los peces (Ardha Matsyendrasana)

Si bien esta postura a primera vista parece profesional es muy fácil de hacer. Para realizarla debes iniciar desde la pose Dandasana, la cual consiste en estar sentadx sobre los isquiones con las piernas extendidas. Progresivamente comienza doblando la pierna izquierda y la colocas debajo de la pierna derecha, mientras que la pierna derecha se eleva por arriba de ella con la planta del pie mirando hacia el suelo. A su vez, con el brazo izquierdo debes abrazar la pierna derecha y girar tu torso y brazo derecho hacia atrás.
Estas torsiones ayudan a flexibilizar la espalda y estirar las piernas.

La silla (Asana)

La silla es una postura apta para cualquier persona que se inicia en Yoga. Para realizarla debes comenzar de pie, levantar los brazos por encima de la cabeza con las palmas hacia adentro, y dobla las rodillas, llevando tu cuerpo hacia abajo como si fueras a sentarte en una silla. Esta postura busca activar la musculatura de la espalda y piernas mientras pone a trabajar los brazos y el equilibrio.

Con estas posturas podrás comenzar a ejercitar la flexibilidad y musculatura inicial para poder ir agregando dificultad a medida que te ejercites. Lo importante es mantener la constancia y realizar los ejercicios de manera consciente siguiendo también las instrucciones de respiración y respetando los límites que pone tu cuerpo.

Capaz te interesa leer acerca de  Los beneficios del Yoga Kundalini

MÁS EN Yoga