Registro alarmante de casos de discriminación hacia el colectivo LGBT en el ámbito laboral

El ámbito laboral es el segundo entorno personal donde las personas sufren más situaciones de marginalización y exclusión por parte de los propios compañeros y jefes. Además, las oportunidades de trabajo se suelen reducir para las personas que viven su sexualidad e identidad en plena libertad.

De los veinticinco países que conforman el sur del continente americano tan solo nueve reconocen el matrimonio igualitario. A pesar del retraso evidente en la legislación por parte de algunos estados latinos sí es cierto que todos (menos Guyana, caso aparte donde además la homosexualidad es ilegal penada hasta con cadena perpetua) contemplan por ley la prohibición de cualquier tipo de discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género.

No obstante se trata de prácticamente una utopía pues en la práctica siguen abundando los casos de abuso, violencia y discriminación hacia el colectivo LGBT. 

Por eso, y para atajar la discriminación de raíz, varias asociaciones y organizaciones pro LGBT de México, Colombia, Argentina, Uruguay y Brasil han realizado la primera encuesta sobre diversidad sexual en el ámbito laboral, dentro de latinoamerica, con el objetivo de crear un registro propio en base a la discriminación y acoso hacia el colectivo.

Nodos de Argentina, Integra Diversidade de Brasil, Sentiido de Colombia y MSN Consultorías de Uruguay entre otras, junto con Nodos México y la Oficina Regional de América Latina han conseguido la respuesta de más de 1.500 personas sobre sus distintas realidades en el trabajo, de las que casi el 75% ha reconocido haber sufrido algún tipo de agresión o situación homófoba, y un 69% reconoce que interpusieron una denuncia pero sin éxito y sin consecuencia para los responsables. Un porcentaje demasiado alto que no hace más que confirmar la situación de desamparo de la comunidad LGBT y que deja en evidencia todo el camino que aún queda por recorrer.

Cabe destacar que 8 de cada 10 personas entrevistadas eran menores de 40 con estudios superiores lo que agrava la situación de discriminación, pues se concluye que todavía los jóvenes necesitan más accesibilidad a charlas y educación de diversidad sexual para lograr una mayor inclusión en el mundo laboral.

Sobre todo en materia de identidad de género, pues casi el 50% de los encuestados que admite haber sufrido ataques homófobos se identifican como género queer o no binarie, siendo un 43% mujeres lesbianas y un 32% hombres gays.

¿En que consiste la discriminación en el trabajo?

La discriminación puede manifestarse de muchas maneras a través de la violencia física, verbal o acoso, e incluso la neutralidad ya implica un posicionamiento negativo, puesto que ignorar el estigma de una persona del colectivo también es discriminación.

Durante el tiempo que duró la realización de la encuesta más del 18% de las personas reconocieron haber sufrido violencia sexual, traducida en contacto físico no deseado o de proposiciones indecentes, frente al casi 14% que asume ciberacoso y hostigamiento por las redes.

Además, 3 de cada 10 personas confirmaron que también han padecido violencia institucional, o lo que es lo mismo, una absoluta ausencia de políticas incluyentes y de perspectiva de diversidad sexual que no hace sino acrecentar la situación de marginalidad de las personas LGBT, impidiéndoles así el desarrollo profesional y personal por encima de personas cis heteronormativas.

Aunque la encuesta fue elaborada en 2019 y distribuida en 2020 por medio de distintas plataformas de comunicación, es ahora cuando cada país ha realizado sus propios análisis internos dejando en evidencia la importancia que tiene la visibilidad del colectivo LGBT, no solo dentro del mundo laboral sino también en cualquier ámbito de la vida.

Por ejemplo, de este estudio sobresale que Colombia es el segundo país donde más discriminación existe hacia el colectivo, mientras que en Uruguay, aún contando con mecanismo y políticas igualitarias en cuanto a diversidad sexual, existe un 40% de personas LGBT que siguen experimentando situaciones de marginalidad debido a la cantidad de prejuicios que aún mantiene el grueso de la sociedad.

Casi el mismo porcentaje se traduce en Brasil, donde un 44% afirma ser víctima de ataques homófobos en su vida diaria. Por su parte, la población argentina es más propensa a realizar violencia verbal como insultos o bromas, no considerándose discriminación y por tanto contando un porcentaje muy bajo de denuncias.

Lo mismo sucede en México, un país donde son las personas queer, trans y no binarie las que más sufren la estigmatización de las siglas LGBT, pero que tampoco recurren a la vía legal por miedo a represalias.

Lo que más subyace de esta primera encuesta sobre diversidad sexual, acoso y discriminación en el ámbito laboral en países latinoamericanos es la falta de educación, formación y legislación al respecto. Entonces, ¿qué hacer en caso de discriminación en el trabajo? Aplicar una buena política interna a favor del colectivo LGBT y atendiendo a su vulnerabilidad. De este modo las empresas podrán lograr un espacio seguro, tolerante y de confianza. Tan solo han de crear herramientas y mecanismos suficientes que castigue a los matones y no a las víctimas, dentro un compromiso general de cada una de ellas para poner fin a la homofobia.

Ver también: