Juan Sartor: «es muy importante empezar a cambiar las formas de producción y de consumo»

Entrevistamos a Juan Sartor, influencer y diseñador que se propone cambiar las reglas del juego en la industria textil. Desde ropa sin género a cambiar las formas de producción. Juan no se queda quieto y al contrario, va por más.

Nos cuenta sobre Anunnaki desde sus inicios y de qué manera lo interpela a él como persona todo lo que sucede en el camino de su marca.

¿Cómo nació Anunnaki?

Desde muy chiquito estuve muy involucrado con el mundo de la moda en general. Tengo un recuerdo de cuando tenía 10 años más o menos que estaba viajando con mis viejos en el auto y les dije que tenía ganas de tener una marca de ropa que sea tan grande como Zara. Pero bueno… En ese momento yo quería que sea sólo ropa de hombre y quería que se llame J.

De hecho tengo el recuerdo de que vinimos a patentarla con mi viejo y mi hermano a Buenos Aires, pero en ese momento ya existía. Eso fue a los 10 años.

Después, trabajé como modelo y estuve muy muy ligado a la moda. Desde consumir muchos programas de moda, desfiles de todo el mundo, revistas, de todo. Blogs particularmente mucho blog, mucho blog. Había mucha ropa que yo veía en el exterior que acá no llegaba o llegaba mucho más tarde o de repente tipo ropa que era de mujeres, quería adaptarla a hombre porque por los talles o los cortes no me entraba y la quería usar.

Así fue como hace unos 5 años decidí empezar a hacer ropa masculina partiendo de bases femeninas. Yo estudié Relaciones Públicas y en el medio de la carrera estudié Fashion Business y ahí me empecé a meter en el tema en un sentido más teórico. También hice varias capacitaciones de moldería y de diseño, bajada de tendencias hasta que decidí crear Anunnaki sobre todos esos conceptos que yo venía incorporando.

Si tuvieras que nombrar qué te llevó a ser diseñador, ¿qué cosas incluirías?

Cuando era chico mi familia re incentivó mi lado artístico. Si yo elegía ir a teatro iba a teatro, con pintura y cerámica lo mismo. Y bueno, siento que el lado artístico lo pude desplegar un montón.

También me llevó a ser diseñador el ver que no llegaran a Argentina ciertas prendas y por ende desde siempre lo vi como un “nicho”, un lugar desde el cual poder crear.

Y por último, porque siempre desde muy chico quise tener una marca de ropa así que, desde ahí, siempre tuve el objetivo bastante claro.

Ropa sin género. Me encanta. ¿Lo pensaste desde un principio o cómo fue que Anunnaki devino en eso?

Cuando empecé hacía ropa para hombres partiendo de bases femeninas. Entonces readaptaba blazers, pantalones, camisas. Los vestidos los hacía remeras. Adaptaba distintos cortes a la contextura de los hombres.

Pero de repente se acercaban a Anunnaki personas de todos los géneros y particularmente de género femenino. Entonces dejé de clasificar las prendas en “hombre” o “mujer” porque no me sentía cómodo aplicándolo sólo a un “tipo” de persona.

Así fue como surgió. No me costó porque, como te conté, ya venía de hacer otras transformaciones en las prendas entonces fue súper fluído todo, tanto en imagen como en diseño.

¿Hay mucho de vos en cada colección? ¿Cómo te involucrás en el proceso?

100%, hay un montón. En cada colección y en cada drop que hago está mi ADN. (drop, pequeñas cápsulas compuestas por prendas de edición limitada).

Los cortes, las líneas puras, el minimalismo. Siempre sin sobrecargar las cosas, a menos que sea parte del concepto de alguna cápsula. Me involucro en el proceso desde el momento cero.

Desde pensar una prenda hasta el desarrollo de moldería, y muestra, en algunos casos, no en todos. Pero sí en la compra de las telas, la elección de los avíos (materiales que no son de tela y se usan en la confección de las prendas), la forma de materializar y de comunicar. Cuando hacemos fotos, pienso qué fotos, qué modelos, cómo.

En todos los procesos estoy yo. A su vez, trabajo en equipo. Tengo un equipo muy piola. Con Emilia, hacemos el desarrollo de colección, producto, moldería y muestra. Con Carla, hacemos el desarrollo de imagen, foto-producto, Instagram, ventas online, etcétera. Ahora, estamos reorganizando el equipo de personas que llevan la parte administrativa.

Contame sobre la cooperativa Alma Trama. ¿Por qué crees importante construir otros modos de producción en la industria textil?

Alma Trama surgió super genuino todo. Arranqué un voluntariado en el Barrio Padre Mugica (ex Villa 31) para emprendedores y me fui focalizando en emprendedores textiles que era donde más nos entendíamos y podíamos retroalimentarnos con les participantes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Colectivo Textil (@alma.trama)

Ahí empecé a observar cómo funcionaban muchos talleres y sobre todo me llamó la atención las condiciones precarias en las que trabajaban las personas ahí. Antes de eso yo había trabajado con un taller que se llama La Cortesana (coworking textil) donde pude apreciar la diferencia entre un producto terminado que fue realizado a través de un proceso “limpio” y respetuoso, donde las personas se sienten bien trabajando. Es toda una energía que lleva esa prenda que hace que el producto tenga otro carácter.

¿Aún queda mucho por hacer?

Sí, queda un montón por hacer. ¡Y desde ya que no lo voy a cambiar yo solo de un día para el otro! Pero creo que es muy importante poder empezar a cambiar formas de producción y de consumo porque todes vivimos en un sistema donde eso nos da trabajo.

De la misma manera, puede volverse injusto muchas veces como en los talleres textiles que te contaba. Por ahora es lo que hay y en ese sentido me parece que está bueno fomentar el crecimiento de la industria a través de marcas que tengan otros modos de producir, o que al menos lo intentan. Porque tener una marca de ropa es difícil, pero intento verle el lado positivo a las cosas y hacer lo mejor que pueda.

Por suerte, muches emprendedores van eligiendo estas otras formas y también hay cada vez más consumidores que eligen comprar en marcas o, a diseñadores, que aportan de otra manera a la historia de la industria. Así, nos vamos corriendo de las formas tradicionales.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Estoy con Anunnaki como casi full time. También estoy participando en un programa de tele que sale una vez a la semana donde hablamos de moda que se llama Imagen de Moda.

Estoy haciendo estilismo y vestuario para bandas de música y distintos artistas. Esto incluye estilismo en videoclips.

Como estilista también estoy trabajando para distintas marcas como por ejemplo ahora que voy a estar haciendo el lookbook de Maxmara, una marca internacional muy zarpada. Sigo cooperando con Alma Trama, ayudando a conseguir clientes.

Y por último, trabajando en mi cuenta @juansartor que está full. Me nombraron embajador de Calvin Klein Argentina por lo que resta del año, y también soy embajador de Janome, una marca de máquinas de coser, y de Jameson, el whisky. Ambos por lo que resta del año también.

También sos modelo, influencer y participaste de un reality show en 2019. Muero por saber qué estarás gestando ahora, qué vamos a poder ver en los próximos meses…

Para fines de septiembre, sale una entrevista que hicimos con Jorge Rey, en una de las Fashion Talks de Revista Para Ti.

Sigo expandiéndome desde @juansartor, trabajando en mi cuenta de Instagram y ahora también explorando en Tik Tok.

@sartorjuanAlgunos de mis preferidos ##vmas ##fyp♬ Winter / Chill / R & B_No517 – table_1

Para terminar, sale ping pong!

  • TikToker que más ves: @immartacamin
  • Drop favorito de Anunnaki: drop 11, presentado en Digital Serbia Fashion Week
  • Tela que querés usar en casi todas las prendas: algodón natural
  • Avío por excelencia: el último que se puede ver en la línea de sastrería
  • ¿A qué país te gustaría que Anunnaki llegue próximamente? liderar Latinoamérica
  • Libro o película significativo en tu vida: Sex and the City la serie.
MÁS EN Entrevistas, Moda