¿Qué es Yoga Facial? y cuáles son los beneficios de practicarla

Foto: inSouth Magazine

El yoga facial es una técnica con beneficios significativos para la piel del rostro. Uno de sus principales beneficios es que probablemente no tendrás que preocuparte por gastar en tratamientos estéticos costosos para eliminar arrugas, líneas de expresión y/o flacidez en la piel facial, entre otros. Pues con esta técnica mejorarás la apariencia de tu rostro que se verá más rejuvenecido, hidratado, con una expresión fresca y relajada.

Aunque algunos años atrás no era muy común escuchar acerca del yoga facial, en la actualidad, con la constante necesidad de cuidarse tanto por dentro como por fuera, comenzó a tomar fuerza esta técnica. Es por esto que aquí, te contamos qué es el yoga facial, cuáles son sus beneficios, ejercicios básicos para practicar esta técnica y algunos otros consejos que te ayudarán si quieres comenzar a cuidar tu rostro.

¿Qué es el Yoga Facial?

El yoga facial se basa en un entrenamiento con fines estéticos que mezcla una serie de ejercicios y estiramientos dirigidos a los músculos de la cara. Esta técnica sirve principalmente para tonificar el rostro y rejuvenecer la apariencia de este. Pues, así como entrenamos el resto de nuestro cuerpo para tonificarlo, también debemos fortalecer los músculos faciales para mantenerlos firmes y evitar la flacidez.

Foto: EL PAIS

En una reciente entrevista de la revista Vanityfair, realizada a la experta en yoga facial Diana Bordón, creadora del Facial Yoga Plann y del ‘libro Yoga facial: otra belleza es posible’, ella mencionaba que:

“Los músculos de la cara no son diferentes a los del resto del cuerpo, simplemente son más pequeños. Si no ejercitas tu cuerpo, este se va tornando flácido y débil. Lo mismo sucede con los músculos de la cara”.

¿Cuáles son los beneficios de practicar yoga facial?

Como se trata de una técnica dirigida y centrada en los músculos de la mímica facial, su mayor eficacia es precisamente mantener los músculos del rostro relajados y fortalecidos, pero, existen otros beneficios de realizar la práctica constante del yoga facial, tales como:

  1. Rejuvenece la piel.
  2. Combate los signos tempranos de edad.
  3. Mejora los signos de cansancio.
  4. Tonifica los músculos reafirmando la piel de la cara y cuello.
  5. Previene la aparición de arrugas.
  6. Mejora la respiración.
  7. Mejora la oxigenación que circula en nuestro rostro.
  8. Regenera la piel.

7 ejercicios de Yoga Facial básicos que debes probar

Existen más de 15 ejercicios para la técnica del yoga facial ideales para recuperar la elasticidad en la piel del rostro y para reafirmar los músculos faciales. Aquí te mencionamos 7 ejercicios básicos y explicaremos cómo realizarlos. Es importante realizarlos frente a un espejo para verificar si lo hacemos de manera correcta.

Foto: Cleveland Clinic health Essentials
  1. Despierta el rostro. Este ejercicio está diseñado para activar el rostro y el corazón. Lo que debes hacer para realizarlo es: llevar tu lengua hacia atrás y respirar conscientemente por la nariz.
  2. La tapa. Para este ejercicio debes comenzar abrazando tu frente con tus dos manos ejerciendo una ligera presión en los huesos temporales del cráneo (encima y detrás de las orejas). La tensión debe ir dirigida a la coronilla y hacia atrás. Mantén esta presión por 5 segundos.
  3. Ojos sorprendidos. Un ejercicio ideal para fortalecer y relajar los ojos y la musculatura que se encuentra en los párpados superiores e inferiores. Para realizarlo, debes abrir muy bien los ojos sin que se muevan los músculos de la frente y las cejas. Mantén esta expresión por tres segundos y repítela 5 veces.
  4. La gran sonrisa. Para realizar este ejercicio deberás conseguir la sonrisa más grande que puedas. El primer paso es abrir un poco la boca manteniendo una sonrisa poco pronunciada por 5 segundos. Luego sin dejar de sonreír ni de mantener la tensión, amplía mucho más la sonrisa. Repite este ejercicio hasta que consigas tener la sonrisa más amplia.
  5. El corcho. Un ejercicio en el que se forma la letra “O” con los labios. Lo primero que debes hacer es entreabrir la boca y formar la letra o, cuidando los dientes queden cubiertos por los labios. Luego, con los dedos índices junto a la comisura de la boca ejerces presión como si trataras de abrirla, pero sin llegar a hacerlo. Se debe tratar de mantener la forma de le O haciendo presión con los músculos de la cara por 5 segundos.
  6. Cuello y mandíbula. Este ejercicio sirve para estirar el cuello y relajar la mandíbula. Para realizarlo, debes unir los labios llevándolos hacia afuera, estirar el cuello y echar la cabeza hacia atrás ligeramente.
  7. Pasa el aire. Este ejercicio de yoga facial es ideal para los labios y los pómulos. Para realizarlo debes inflar las mejillas pasando aire de un lado a otro, luego, por encima de los labios y por último devuelves el aire por debajo. Debes llenar la boca con la cantidad de aire posible (la que soporten tus mejillas) que te permita pasar el aire por debajo de los labios.

¿Cuántos días a la semana debo practicar esta técnica?

Uno de los puntos positivos que tiene el yoga facial, es que se puede realizar a cualquier hora del día, así que lo único que debes hacer es tomar en cuenta tu tiempo y organizar tu rutina para llevarlo a cabo.

Foto: ABC

Ahora, si bien es importante que seamos constantes al realizar yoga facial -así como el tiempo que dedicamos para ejercitarnos- es necesario que tomemos descansos, pues tal y como lo menciona la autora del libro Face fit, Daniela Toro, en la entrevista para Vairfanity:

“es importante dedicarle tiempo, pero no el mismo que le dedicamos a nuestro cuerpo, ya que tenemos menos musculatura y las fibras musculares son diferentes y se fatigarían mucho. Es por esto que lo recomendable es hacer una rutina de yoga facial por 15 minutos, 3 o 4 veces por semana».

¿Qué necesito saber para practicar yoga facial?

Lo primero que debes saber es que el yoga facial, además de ser una mezcla de ejercicios y estiramientos para los músculos de la cara, debemos combinar esta técnica con otros cuidados para la piel del rostro, tales como: una buena rutina facial en la que hidrates, limpies y protejas la piel de los rayos solares. Es por esto que, algunos tips para practicar esa técnica son:

  • Trabajar el rostro en conjunto (muscular, cutáneo y respiratorio). La experta Diana Bordón, asegura que la cara es un conjunto de músculos entrelazados que no deben trabajarse por partes, ya que con esto se puede correr el riesgo de crear un desequilibrio en el que aceleremos la aparición de arrugas en las zonas menos trabajadas.
  • Concentración de la respiración. La respiración consciente es importante para acompañar cada ejercicio y oxigenar mejor el cuerpo.
  • Ser consciente de los movimientos de tus músculos. Cuando se es consciente de los músculos que forman el rostro, podemos relajar dichos músculos y evitar hacer algunas expresiones que marcan las líneas de expresión tales como arrugar la zona de la nariz y fruncir el ceño.
  • Para todo el mundo y todas las edades. A excepción de las personas que han tenido efectos secundarios permanentes a causa de los botox y/u otros procedimientos, tales como parálisis en cualquiera de los músculos faciales, el yoga facial es apto para todas las personas de todas las edades. Ten en cuenta que cuanto antes comiences esta técnica y seas constante, tus músculos se mantendrán tonificados, como si se congelara el tiempo..

¿Cómo comenzar?

  • Investiga. Es importante instruirnos antes de comenzar a practicar esta técnica. Busca información de personas expertas en el tema tales como libros, entrevistas, blogs y videotutoriales.
  • Sé constante. La práctica hace al maestro y se necesita constancia para poder notar resultados satisfactorios.
  • Crea una rutina. Cuando vamos a comenzar a impartir un nuevo hábito, es importante crear rutinas que nos gusten y nos faciliten.
  • El rodillo de Jade y la gua sha serán tus mejores aliados. Estas herramientas son un complemento a la hora de realizar una buena rutina de yoga facial. El gua sha es un utensilio estético que se amolda a la forma del rostro, ayudando a que los músculos tensionados se relajen, mejore la circulación y drene mejor la piel; esto, libera las tensiones y logra un efecto rejuvenecedor. Lo que debes saber es que el rodillo y el gua sha por sí solos no van a lograr reafirmar la piel facial, es por esto que debes combinar su uso con los ejercicios de yoga facial mencionados anteriormente.

Fuentes:

MÁS EN Yoga