Internet y las nuevas tecnologías: un arma de doble filo para nuestros hijos

Foto: Pexels

El internet y las nuevas tecnologías se han vuelto indispensables en el día a día, han traído formas diferentes, fáciles y prácticas de hacer las cosas como: buscar información, jugar y hasta conseguir nuevos amigos, pero también se debe hablar del efecto negativo que puede tener en los niños y jóvenes.

No solo en términos de las consecuencias en la salud física y mental (que ya es bastante), si no en los enemigos ocultos que se esconden en las distintas plataformas virtuales y los contenidos a los que pueden tener acceso sin restricción alguna.

Enfermedades asociadas al uso de aparatos electrónicos:

  1. Problemas con la visión: probablemente no lo han notado, pero cada día vemos más jóvenes y niños usando lentes formulados. Esto se debe al uso excesivo e inadecuado de electrónicos. Tres horas al día bien distribuidas son suficientes para que nuestros hijos disfruten sanamente de la tecnología; y si bien las clases virtuales han aumentado el uso de las pantallas, es necesario protegerles los ojos con lentes que tengan filtros especiales para prevenir problemas en la visión.
  2. Problemas en manos, cuello y espalda: El Síndrome del Túnel Carpiano es una enfermedad que se da por usar mucho tiempo el teléfono, controles de juego o el teclado del computador. El uso excesivo de estos dispositivos hace que la mano no se sienta con la misma fuerza y agilidad, además de generar dolor. Algo parecido pasa con la espalda y cuello que al estar constantemente en una mala postura y no hacer pausas activas empiezan a presentar incomodidad y un dolor que puede ir de leve a intenso, y hasta volverse crónico.
  3. Problemas para socializar: Debido a todo el tiempo que nuestros hijos pasan sumergidos en este mundo alterno, pierden de cierta forma la capacidad de socializar, muchos se vuelven más tímidos y retraídos y hasta pueden desarrollar una fuerte adicción a su celular conocida nomofobia, que es el miedo a estar sin algún dispositivo que le permita estar conectado al internet.
  4. Otros problemas asociados podrían ser: daños psicológicos, auditivos, problemas de sueño, problemas de peso, vértigo, entre otros; por eso es importante regular el tiempo que están expuestos a la tecnología, enseñar desde el ejemplo y no usar los aparatos, ni el internet como un consuelo o una distracción para evitar berrinches o malas caras.

¿Cómo cuidarlos de contenidos y personas no deseadas?

Otros de los peligros de Internet son la exposición a contenidos y personas no deseadas ¿Qué debemos hacer ante estos casos?

  1. La comunicación es fundamental ya que tendrán la confianza de contarles todo lo que les pasa en su entorno.
  2. Tener siempre charlas sobre los peligros y consecuencias de este medio.
  3. Regular el uso de los aparatos y del internet.
  4. Tener una norma que incluya no usar celular, tablet o computadora por las noches, al dormir, ya que los depredadores aprovechan este horario para acechar.
  5. Dependiendo su edad, acompañarlos en la navegación.
  6. Proteger los aparatos de nuestros hijos con programas que no le permitan entrar a ciertas plataformas.

Apps que te pueden ayudar

  • KidCrono: Es un temporizador de cuenta regresiva para niños que ayuda a los padres a controlar y a premiar a sus hijos por respetar el tiempo de uso de pantalla acordado.
  • Xoolo: Es una aplicación de entrenamiento que permite a los niños la independencia digital para ayudarlos a crear hábitos digitales responsables por sí mismos.
  • Qustodio: Independientemente de la edad de tus hijos y de sus necesidades, te ayuda a reducir los riesgos a los que están expuestos en Internet.

¿A qué edad pueden empezar a usar celular, tablet e internet?

Según la guía otorgada por el ICBF en su portal web los niños antes de los 6 años no deberían usar videojuegos, esto con el fin de evitar enfermedades y conductas asociadas como la ciberdependencia.

Antes de los 9 años: acceso a dispositivos tecnológicos sin conexión a Internet pero con contenidos cargados acordes para su edad, de esta forma se reducen los riesgos a los que se exponen los menores de edad cuando hacen uso de las tecnologías.

Antes de los 13 años: acceso a dispositivos tecnológicos con conexión a internet sin redes sociales, es posible darles acceso a la web siempre y cuando madres, padres y cuidadores establezcan acuerdos sobre lo que pueden y no pueden hacer cuando navegan.

Estamos en una era digital y nuestros hijos están inmersos en ella, es imposible que los apartemos por completo de esta realidad. Sin embargo, lo que sí está en nuestras manos es cuidarlos desde el amor, el respeto y el ejemplo, para así protegerlos de lo ambiguo y adverso que resulta el mundo del internet y las nuevas tecnologías, está en nuestras manos establecer límites para que ellos entiendan desde pequeños los dos lados de la moneda y como el acceso a este mundo implica una gran responsabilidad.

Fuente: