Federico y Pablo: “nuestra familia cumple un rol fundamental en derribar mitos sobre la familia”

¿Dónde se conocieron con tu pareja? ¿Y hace cuánto están juntos?

Con Pablo nos conocimos volando, ambos éramos tripulantes de cabina; ya hacía un tiempo que yo formaba parte de la empresa y él era un ingresante nuevo. Así fue que coincidimos en un viaje a Córdoba.
Hubo química, nos pasamos el mail – ya que en ese momento no había WhatsApp- y al otro día nos vimos. A partir de ese día empezamos a estar juntos y nunca más nos separamos. Poco a poco fuimos formalizando la relación y ya hace 16 años que estamos juntos, con 9 años de casados.

¿Cuándo apareció la idea de formar una familia?

Desde que empezamos a ser una pareja estable empezamos a proyectar cosas juntos. Los dos individualmente teníamos muchísimas ganas de ser padres, era un deseo que lo teníamos de toda la vida. No sabíamos en verdad cómo lo íbamos a lograr, pero era un sueño que compartíamos.

Al menos desde lo personal, antes de conocer a Pablo, yo deseaba formar una familia y construir lazos familiares como los que tengo con mis padres, hermanas y hermanos. Cuenta Federico

También creo que había una cuestión que nace de nuestra lucha de ser gay. Está este estereotipo del gay soltero, que no tiene hijos, que se puede juntar, tener pareja, pero que la idea de familia está fuera de su plan de vida.
La idea era poder cambiar esa realidad cultural y demostrar que nosotros podíamos formar una familia. Una familia como cualquier otra.

Hace diez años no existían muchas opciones para parejas gay, era bastante complejo incluso la adopción. Es por eso que tomamos la decisión de empezar a averiguar. Teníamos la fuerte convicción de que queríamos ser padres, no sabíamos muy bien cómo, pero si manteníamos el deseo de serlo.

¿Qué método utilizaron para concretar esa idea de familia?

Cuando decidimos ser padres el primer camino fue la adopción. Esto nos llevó a estar cuatro o cinco años en el programa de adopción pero nunca prosperó.

Cuando estábamos en la entrevista con la psiquiatra del Juzgado, al finalizar nos dice: dieron una entrevista maravillosa, pero la realidad es que esto no marcha como debería, es un camino muy lento. Esto era el año 2012 y recién estaban abriendo las carpetas del 2002, había diez años de espera. Entonces ella nos cuenta que Ricky Martin acababa de hacer gestación por sustitución en EEUU y que debíamos averiguar.

Para nosotros era imposible poder hacerlo tanto por razones económicas como también pensando en las distancias. Pero de todas formas comenzamos las averiguaciones y logramos hacer una Gestación Solidaria en la India para nuestra primera hija y con la segunda pudimos hacerla acá.

¿Qué sensaciones los atravesaron al momento de ver por primera vez a sus hijas?

Ver a nuestra primera hija fue muy fuerte. En ese momento nos encontrábamos en la India, esperando su nacimiento. Y verla fue una mezcla de ilusión, miedo, inseguridades.

Se estaba concretando ese sueño tan anhelado y por el cual habíamos luchado un montón porque realmente era muy difícil visto desde muchas aristas: desde la ley, lo económico, también estamos en un país como la India que tiene sus particularidades.

Así que ese primer contacto con nuestra pequeña fue muy fuerte. Nosotros no pudimos participar del parto. Recuerdo que cuando la fuimos a conocer, mientras cumplíamos con los protocolos de higiene y sanitización, escuchamos un bebé llorando y la enfermera nos dice “esa es su hija”, instintivamente e instantáneamente, quise saltar la mesa que había delante de mí, tirar la puerta abajo para ir a buscarla, agarrarla y decirle “no te preocupes acá están tus papás”.'

Tenerla en brazos desembocó en un llanto de 45 minutos seguidos. Fue amor a primera vista.

¿Qué rol juegan sus familias socialmente?

Yo siento que nuestra familia cumple un rol fundamental en derribar mitos e ideas sobre la familia. Fue demostrar que todos los tipos de familia son válidos, fue demostrar que tenemos una construcción pensada desde otra forma y eso hace pensar que las cosas no pueden ser de otra manera porque las lógicas y viables son las que nos enseñaron que eran.
Las respuestas de la gente a nuestra familia son: “pero son una familia como cualquier otra”,“¡ah! Y tienen los mismos problemas”, “sus hijas también hacen berrinches”.

Por esta razón, creemos que nuestra familia significó derribar un montón de pensamientos y construcciones sociales respecto de las familias diversas.

Hoy en día ha cambiado mucho, al principio se notaba más el rechazo, las dudas, la curiosidad, pero hoy se está naturalizando la familia diversa. En lo personal, jamás hemos vivido una situación violenta.

¿Cuáles creen que son los principales obstáculos que encuentran cotidianamente?

Partiendo de nuestra situación familiar, en la cual tenemos una hija que está atravesando su trayectoria escolar primaria, los obstáculos son principalmente la falta de bibliografía y material didáctico que acompañen estas nuevas formas de familia.
Desde el jardín vivimos un poco las canciones que conocemos, hablan de la familia tradicional, nunca es una canción que hable de la diversidad de familias. Notamos que en esta etapa primaria la información que se maneja es escasa en términos de diversidad y género.

Nuestra hija mayor sabe su historia desde que tiene dos años y a medida que iba avanzando su capacidad de razonamiento le íbamos explicando con mayor detalle. Por eso es necesario que desde las instituciones aporten bibliografía que acompañen esas historia que les cuentan sus papás. Falta darle mayor visibilización a otros tipos de familias y sus historias.

¿Consideran que existe resistencia de la sociedad frente a las familias diversas?

En una sociedad siempre hay múltiples opiniones, personas que acompañan, personas que les da lo mismo y personas que rechazan. Eso se ve desde cualquier aspecto de la vida. Si nos remontamos a nueve años atrás se ve un cambio abismal.
Situaciones negativas nunca hemos vivido. Nosotros siempre nos mostramos y nos abrimos para cualquiera que con respeto y con buenas intenciones quiera acercarse, querer saber un poco más… ¿Cómo fue? ¿Qué es una familia homoparental? Y la verdad, la gente se ha acercado mucho por curiosidad con preguntas pero no desde una perspectiva negativa. Sí, hay personas que no comparten la idea de familia diversa, pero nunca pasamos un mal momento.

Si bien todavía queda un gran trabajo por hacer entendemos que ha avanzado muchísimo, que es la parte positiva y que debemos mantener. La visibilización de nuestras familias es un gran ejercicio que hacemos cotidianamente para poder demostrar que existimos.

Pero esto no es solo un trabajo que hacemos nosotros por el hecho de que seamos dos padres, es hablar en general, se tratar de demostrar que la familia tipo padre-madre no existe más, que hay muchos tipos de familias: chicos criados por abuelos, chicos sin padres, chicos criados por hermanos, familias monoparentales, etc. Por eso mismo aprovechamos nuestra historia para visibilizar otros tipos de familia.

¿Cómo han cambiado sus vidas desde la paternidad?

¡La cambió un montón! La cambió unos 180 grados. Hay un antes y un después, es un cambio de prioridades en la vida. Antes la prioridad era uno, yo me preocupo por mi mismo. Pero cuando tienes un hijo esa preocupación cambia absolutamente y tu única preocupación pasan a ser tus hijos en todo sentido. Es un cambio hermoso, es un crecimiento en la vida. Ser padre me enriqueció.
¿Tienen relación con otras familias homoparentales? ¿Creen necesaria establecer lazos y vínculos con grupo de pares?
Tenemos relación con varias familias y creo que es importante sobre todo para nuestros hijos que puedan conocer iguales familias a las de ellos, porque la realidad es que todavía somos pocos. El contacto con otras familias ayuda a afianzar, entender y fortalecer esa idea de familia diversa. A su vez significa encontrar una base de apoyo y compañía para no caer en el pensamiento de que uno es el único, que no existe alguien más. Esta interacción con otros padres es muy importante.

¿Qué retos deben superar como padres y pareja?

Los retos son un montón. Los mismos que tienen que atravesar todos, es decir, tratar de ir aprendiendo a ser padres y serlo de la mejor manera posible. Entender que nuestro punto de vista no es el mejor y que los chicos vienen con nuevas ideas.
Y como pareja… un poco es este cambio en la estructura, entonces uno debe reacomodarse por las prioridades, por la necesidad de los chicos, los tiempos. Uno se tiene que volver a acomodar como pareja.

¿Qué mensaje podrían dejarles a las familias que lean su historia?

El mejor mensaje es que se puede hacer y se logra y se hace. Que no tengan miedo porque las cosas hoy están más aceitadas, el proceso de gestación acá en Argentina fue un gran avance, ya que antes era un obstáculo muy grande poder hacerlo afuera pero hoy existe la posibilidad de llevarlo adelante en nuestro país. Si está el deseo de ser padre y se puede concretar ¡haganlo! porque es un antes y un después y la experiencia es inolvidable; es un viaje de ida.

¿Qué significa el orgullo para ustedes?

El orgullo significa esa alegría y esa felicidad de ser quienes somos. Orgullo es poder mostrarnos frente al resto de la manera que somos y como somos. No hay nada más lindo que sentir orgullo por uno mismo, de lo que forma, lo que crea y lo que tiene.
Orgullo es mostrarnos sin disfraces.