Salud ¿qué obstáculos todavía enfrenta la comunidad LGBTIQ+?

Si bien muchos países hoy en día cuentan con leyes que han venido a desafíar los parámetros cis-heterosexuales y leyes que protegen a las personas contra la discriminación, es real que todavía en el ámbito de la salud existen muchos obstáculos que impiden a las personas LGBTIQ+ desarrollar al maximo la salud y estado de bienestar. 

Derechos progresistas pero salud conservadora.

Existe un desfasaje entre los derechos de las personas LGBTIQ+ y las protecciones que tales leyes proveen y lo que sucede en la práctica cuando ellas quieren acceder a la salud. El sistema sanitario y la medicina en general todavía se corresponde con un paradigma binario, cisexista y heterosexual que se traduce en situaciones de discriminacion y violencia para las personas que requieren de atención. Esto fomenta que muchas personas decidan evitar tales situaciones directamente renunciando a su derecho a la salud o se vean expuestas a situaciones de mucha violencia, que también tiene un impacto negativo sobre su salud psíquica y bienestar general. 

La falta de una salud con perspectiva de género y que atienda a la diversidad y multiplicidad de personas, constituye un grave problema para la comunidad que ve sus derechos desconocidos y vulnerados. Los problemas que enfrentan van desde el no reconocimiento de su identidad autopercibida, o el uso de nombre y pronombres incorrectos hasta la falta de conocimiento acerca de los problemas específicos a los que se enfrentan. A modo de ejemplo, no se provee suficiente información sobre métodos de protección sexual para relaciones entre personas con vulva. 

Ni más importantes, ni más reales.

Las problematicas que enfrentan las personas que se salen de la diada cis-hetero son igual de importantes y reales. En este sentido no alcanza con el reconocimiento abstractos de sus derechos, sino que es momento de que las distintas disciplinas se hagan eco de estas demandas y puedan ofrecer una salud para todxs. Los obstáculos que existen hoy para acceder a la salud no solo son contrarios a la ley, sino también nos muestra cómo ciertos valores sociales siguen cristalizados en algunas instituciones. 

 

MÁS EN Salud