Moda Camp: la sensibilidad de lo queer

En todo idioma existen conceptos que son elusivos porque escapan de la definición y esto es lo que sucede con la palabra camp ¿es un adjetivo? ¿un verbo? ¿un sustantivo? La primera vez que se conoce que se ha dejado constancia de la palabra camp es en la obra teatral de Moliére de 1621 “Los enredos de Scapin”, y aquí es utilizada como un verbo que refiere a la teatralidad. Hoy en día camp puede definir un amplio espectro de fenómenos culturales que van desde el programa RuPaul`s Drag Race hasta un tipo de literatura y moda.

Aplicado a la moda se ha dicho que el estilo camp engloba diseños exagerados e irónicos, que toma inspiraciones en otras épocas y los sobrecarga. En este sentido, se sostiene que el drag es una forma de expresión y arte estrictamente camp, porque parodia el género de un modo exagerado e irónico y se trata de un arte que fomenta la extravagancia y la teatralidad.

Susan Sontag, 58 notas sobre lo camp

Notas sobre lo camp es un ensayo escrito por Susan Sontag en 1964 para la vista política y literaria Partisan Review en donde en 58 puntos describe qué es lo camp. Sontag introduce su ensayo con una dedicatoria a Oscar Wilde, quien usó camp para referirse a acciones y gestos de un énfasis exagerado. Allí ella define la palabra como una sensibilidad, una forma de ver el mundo:

“Lo camp es una concepción del mundo en términos de estilo; pero de un tipo particular de estilo. Es el amor a lo exagerado, lo “off”, el ser impropio de las cosas.”

Este ensayo le otorga su estatus de crítica cultural porque viene a revalorizar un modo de ver el mundo que exalta el artificio frente a lo “natural” (como si tal cosa existiera). Citando a Oscar Wilde, Susan afirma “Cuanto más estudiamos el Arte, menos nos preocupa la Naturaleza” y luego continua con una lista de cosas camp: Camp es una mujer paseándose con un vestido hecho con tres millones de plumas. Camp son las pinturas de Cario Crivelli, con sus joyas, auténticas, e insectos y grietas trompe l‘oeil en la albañilería. Camp es el rabioso esteticismo de las seis películas norteamericanas de Sternberg con la Dietrich, las seis, pero especialmente la última, The Devil is a woman… En lo camp suele haber algo de démesuré en la calidad de la ambición, no sólo en el estilo de la obra misma. Los fantásticos y hermosos edificios de Gaudí en Barcelona no sólo son camp por su estilo, sino porque revelan —más notablemente la Sagrada Familia— la ambición de un hombre, de hacer la tarea de una generación, de elaborar toda una cultura.

Camp y la cultura queer

A mediados del siglo XIX, se comienza a asociar el término camp con la comunidad queer ya que lo empiezan usar como adjetivo ‘camp', ‘campy' o ‘campish' para describir actividades relacionadas con el travestismo. En este sentido, lo queer – al igual que el estilo camp – celebran el artificio y la extravagancia al tiempo que critica la feminidad y la sexualidad considerada como “natural” o “normal”.

Respecto a esto Susan sostiene “La relación peculiar entre el gusto camp y la homosexualidad tiene que ser explicada. Si bien no es cierto que el gusto camp sea el gusto homosexual, es indudable que hay una particular afinidad y un solapamiento”

MÁS EN Moda