Políticas de integración laboral: el motor del mercado laboral

Los grandes cambios sociales son, en la mayoría de los casos, los responsables de los grandes avances corporativos. Las empresas deben ir adaptándose en un intento de ‘renovarse o morir’, pues si no aprovechan las oportunidades de negocio que la sociedad presenta, y a la vez también exigen, están destinadas al fracaso.

En este sentido, las nuevas tecnologías y el cambio climático han sido en los últimos años los mayores retos a los que se ha tenido que enfrentar el sector empresarial, implantando así medidas de sostenibilidad y adaptándose al mundo online y de internet. Entonces, ¿por qué no seguir la misma senda en el camino de la diversidad y la inclusión?

Los colectivos más vulnerables, como la comunidad LGBT y las personas con capacidades distintas y especiales, siempre han sufrido en mayor medida las dificultades para acceder a un puesto de trabajo.

ver Derechos laborales de las personas LGBTI en España

Si bien es cierto que no corren buenos tiempos para el mercado laboral debido a la precariedad de las condiciones actuales, hay personas para las que encontrar un empleo les supone un desafió por motivos de raza, sexo, orientación y discapacidad.

Por suerte, la sociedad mundial contemporánea se encuentra sumergida en uno de esos grandes cambios sociales que promueve la igualdad, la diversidad y la aceptación de uno mismo. Aunque no todas las personas tienen las mismas oportunidades de educación y, en consecuencia, posteriormente de empleabilidad, y a pesar de las capacidades tan distintas que posee cada ser humano, sí existe una premisa común, la de la igualdad. Y por suerte el tejido empresarial, ya sean grandes corporaciones o pequeñas pymes, se ha dado cuenta de que en el cambio social también están las oportunidades de negocio que pueden llevar al éxito.

Sin embargo, al igual que sucede con la evolución de la tecnología y la concienciación de la sostenibilidad, la inclusión de la diversidad debe estar regida por una serie de firme medidas que además se adecuen a los ODS, los 17 objetivos fijados por la ONU dentro de la Agenda 2030, que garanticen y aseguren el fin de las desigualdades y la igualdad de oportunidades dentro del mundo laboral.

¿Cuáles son las empresas que más apuestan por la inclusión?

El último informe de la consultora de Recursos Humanos INTRAMA llamado ‘Variable D21’ establece cuáles son las 30 empresas más inclusivas del país, aquellas corporaciones con políticas específicas en la inclusión de personas en riesgo de exclusión.

La gran mayoría son grandes entidades extranjeras que, sin embargo, mantienen esa apuesta por la diversidad dentro de sus filiales españolas. Adidas o Macdonals son las más destacadas, así como Securitas Direct y Alain Afflelou, que, gracias a su enorme capacidad laboral, mantienen una política de contratación incluyente con cualquier persona. No en vano la tasa de desempleo de personas con capacidades diversas bajó casi 3 puntos durante el año 2020, según los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Empleo.

De igual manera, otra de las grandes corporaciones implicada al máximo en la inclusión de la diversidad entre sus empleados es la española Banco Santander. Esta empresa bancaria cuenta con un programa específico ‘Santander incluye’ que permite a estudiantes con discapacidad realizar prácticas en algunas de sus sedes para después poder incorporarse a la plantilla.

Por su parte, en España también existen empresas preocupadas por la integración de las personas LGBT. Hace unos años La Federación Estatal Del colectivo, conocida popularmente por sus siglas FELGBT, creó una lista de la entidades más ‘Lgbtfriendly’ del país’. En los primero puestos dos de las grandes operadoras móviles que monopolizan el sector: Vodafone y Orange. Ambas están en esta lista porque en sus políticas de empresa incluyen específicamente promover la igualdad en la diversidad de género y orientación sexual.

Además se incluyen medidas explícitas contra la LGBTfobia y poseen medidas y protocolos no solo de prevención sino también de actuación. De este informe, ‘Emidis’, se desprende además que el 80% de las empresas del ranking, entre las que también se incluyen otras como el gigante de Telefónica, Sodexo o Airbus, disponen de una red de empleados LGTBI y personas aliadas, o lo que es lo mismo, personas que sin pertenecer al colectivo se implican de igual manera por lograr la inclusión de todas las personas sin discriminación alguna.

ver Una guía de inclusión LGBTIQ para empleadorxs.

No obstante, de estos movimientos sociales y de sus respectivas manifestaciones por conseguir la igualdad total, es de donde surgen las pequeñas empresas que apuestan en un 100% por la inclusión. Pequeñas historias que se vuelven enormes gracias a su gran acción solidaria. En esta línea se encuentra ‘Un mismo equipo’, un proyecto que busca ofrecer empleo a personas en riesgo de exclusión, personas sin hogar y a todos aquellos que necesiten un trabajo.

Aunque ‘Un mismo Equipo’ funciona como lo haría una ETT (empresa de trabajo temporal) su objetivo es el mismo que el de cualquier empresa que apueste por la inclusión, el de lograr una diversidad laboral donde quepa cualquier tipo de persona. La misma meta que otras grandes corporaciones como Ilunion, el equipo de empresas sociales ligado a la ONCE y que cuenta con un porcentaje de inclusión de casi el 40%. Sus políticas para aplicar la diversidad en todos sus ámbitos, corporativos, tecnologías, administración… ha llevado a esta empresa a ser galardonada en el año 2017 por la ONU por su gran labor de integración con personas discapacitadas.

Diversidad igual a beneficio

Y es que resulta que las empresas que apuestan por la diversidad resultan más rentables a medio-largo plazo. Además de una cuestión ética también es una cuestión económica y de transversalidad para con las sociedades actuales.

La inclusión no solo es el pilar fundamental para lograr un mundo más diverso sino que, dentro del sector laboral, también es clave para conseguir ambientes de trabajo sano y respetuoso. Un clima confortable y flexible tendrá grandes beneficios para la organización, en tanto a que mejorará relaciones con clientes, proveedores, grupos de interés… Lo que al final también conllevará una mentalidad innovadora que se reflejará en un compromiso mayor por parte de los empleados, con un resultado éxito final para las empresas. Ninguna revolución social de la Historia ha sido más importante que esta, la de lograr una igualdad real para todas y cada una de las personas que conformamos la diversidad del mundo.