Doble discriminación: cómo vive la comunidad LGBTI con discapacidad

Foto: VICE

Cuando pensamos en las dificultades que enfrentan las personas LGBTI difícilmente pensamos en la doble discriminación que vive la comunidad LGBTI con discapacidad.

Es que, todavía, las personas con discapacidad tienen que luchar por un derecho básico que es: a disfrutar de su sexualidad, ni hablar de la inclusión de una perspectiva de género y sexualidad diversa.

Doble discriminación

Hay una tendencia generalizada a infantilizar a las personas con discapacidad y como consecuencia privarlos de sus deseos. Esto impide que puedan explorar libremente sus deseos, su identidad de género, su orientación sexual o, incluso, algo tan simple como el deseo de tener una relación amorosa o formar su propia familia.

Foto: Seis Franjas MX

Si bien los derechos sexuales y reproductivos son reconocidos como derechos humanos básicos, y por lo tanto, derechos de todas las personas sin distinción alguna, estos son negados para las personas con discapacidad.

 


Existen preconceptos y estigmas derivados de modelos sociales, médicos y normativos que sostienen una larga historia de discriminación, aislamiento e invisibilización de las personas con discapacidad. Muchos de esos sentidos establecidos tienen vigencia en la actualidad y se traducen en situaciones concretas de desventaja y vulneración de derechos de las personas. (ver: DELS)


 

Esta situación es posible gracias a los múltiples estigmas que existen sobre la discapacidad, entre los cuales está la presunción de la incapacidad para decidir sobre sus cuerpos, su salud, su identidad, su vida sexual y reproductiva.

Si a esta situación le sumamos los estigmas relacionados a la heteronoma y cisexualidad veremos que la discriminación se multiplica.

Mientras estos estigmas sigan imperando en nuestra sociedad, en la medicina, las leyes y en las instituciones públicas en general, las personas con discapacidad no podrán vivir libremente y disfrutar de sus derechos.

Foto: Assex 

Carlos de la Cruz, psicólogo y sexologo de la Asociación Sexualidad y Discapacidad, sostiene que para terminar con esta situación hay que trabajar sobre 4 ejes:

  • Acabar con el silencio alrededor de la sexualidad de las personas con discapacidad.
  • Favorecer la intimidad frente a la protección.
  • Ofrecer tanta autonomía como sea posible.
  • Fomentar el acceso al cuerpo.

Doble trabajo

El trabajo que se tiene que hacer es doble. Primero, para que la familia, los profesionales, la sociedad en general reconozcan que las personas con discapacidad tienen sexualidad y que pueden disfrutarla.

Y esto lleva un montón de trabajo de por sí, porque toda la información que existe acerca de cómo vivir la sexualidad está únicamente pensada desde el paradigma capacitasta*, entonces no existe información y recursos destinados a educar a las personas con discapacidad sobre cómo disfrutar de su cuerpo y tener relaciones con otres.

Foto: El Closet LGBT

Segundo, la poca información que hay naturalmente (por la sociedad en la que vivimos) está atravesada por el paradigma heterosexual. Entonces si ya de por sí es sumamente difícil para las personas encontrar información y representaciones de la sexualidad para personas con discapacidad, si la hay probablemamente sea heterosexual.

Se trata de un doble trabajo: identificar el capacitismo y la heterosexualidad obligatoria que domina la sociedad y trabajar para que los profesionales, instituciones públicas y privadas, las leyes empiecen a pensar cómo las discriminaciones se cruzan y crean sujetos doblemente oprimidos.

En este sentido, es necesario la adopción de un nuevo paradigma de la discapacidad, tal como lo recomienda Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) en donde prime la autonomía, la libertad para que puedan tomar sus propias decisiones y puedan vivir de forma independiente; y, además, la inclusión de la perspectiva de género y diversidad sexual en todas las iniciativas.

* El capacitismo es una forma de discriminación o prejuicio social contra las personas con discapacidad.

Fuente:

 


Continua leyendo: