Crema de whiskey: ¿cómo realizar una de las bebidas clásicas de la época decembrina?

Foto: Cocina Delirante

En esta nota ofreceremos una receta para realizar tu propia crema de whiskey, la cual puede servir para ofrecer a tus invitados en casa o para regalar como detalle en estas próximas festividades.

La crema de whisky es una de esas bebidas que se ha hecho famosa en las fiestas navideñas de todo el mundo. Hay varias marcas comerciales muy famosas: Baileys, Albany, Sheridans, Amarula 17 o Belle Cream.

¿Quién inventó la crema de whiskey?

La primera crema de whisky fue la realizada por la marca Baileys, la cual fue creada entre 1973 y 1974 por un grupo de trabajadores de Gilbeys of Ireland con el fin de exportar un derivado del destilado escocés. Tras esto, el producto ganó fama internacional, con gran énfasis en los 90s, dando paso a empresas que se dedicaron a producirlos para el consumo global.

¿Por qué hacer crema de whisky?

La crema de whiskey conlleva una preparación muy sencilla y rápida, y tan solo hace falta conseguir los ingredientes adecuados. Eso sí, no esperes el sabor característico de las clásicas bebidas industrializadas, porque no serán iguales, por lo que esta versión tendrá un sabor más hogareño y artesanal.

El punto a favor de preparar nuestra propia crema de whiskey es que podemos adaptar los ingredientes a gusto: el dulzor o la cantidad de alcohol. En lo personal, me gusta que tenga buena concentración de licor, por lo que si lo tuyo son preparaciones más suaves, tal vez tengas que alterar las cantidades del escocés y la leche condensada.

Para la receta debemos tener:

  • Whisky de su preferencia (500 ml). En lo personal sugiero un destilado joven, pero sobre todo procuremos que sea auténtico y no un licor a base de Whisky.
  • Leche condensada (500 ml). Dependiendo de donde te encuentres es más fácil o no conseguir este producto; o en todo caso, existen algunas recetas en internet donde te explican como hacerla de forma casera.
  • Café instantáneo (5 ml). Existen infinidad de marcas en el mercado, que van desde Nescafé, Illy o Segafredo.
  • Cacao o chocolate en polvo (5 ml).
  • Esencia de vainilla (5 ml).

Para los ingredientes en polvo, los cuales están medidos en ml, pueden ser calculados usando un contenedor de volumen en lugar de una báscula. Una cucharada pequeña puede ser el equivalente de 5 ml.

Preparación

Primeramente debemos volcar a una licuadora todos los ingredientes en las cantidades que expresé previamente. Batir a una velocidad mínima por 2-3 minutos aproximadamente hasta que todo se mezcle homogéneamente.

Tras esta batida, es importante dejar reposar la bebida por al menos unas 24 horas, para ver que tan unida está toda la sustancia, pero sobre todo, para observar qué tan bien se mantienen todo los ingredientes.

Este paso es fundamental, ya que al ser realizada de una forma casera, sin ningún tipo de conservante o químico para integrarlos, debemos esperar hasta aprobar el resultado final. En este punto también conviene probar el nivel de azúcar o el nivel de alcohol que se logró y solucionarlo, pero con mucha cautela!

Para el proceso de reposo también conviene verter la mezcla de la crema de whisky casera en una botella o en varias botellas, dependiendo del fin que quieras darle a la bebida. Sugiero botellas transparentes para poder observar alguna imperfección en cualquier emergencia.

La botella con el whisky casero debe mantenerse en el refrigerador para poder ser apta para su consumo y recomendamos consumirla en un plazo no máximo de cuatro semanas.

Esta bebida puede servirse de varias formas, dependiendo de los gustos, la temporada e inclusive algunas regiones. La crema de whisky puede presentarse sola a temperatura natural o con cubos de hielo para hacerla más fresca. Esta última es muy común en los países centroamericanos, donde también forma parte como ingrediente para algunos cócteles.

Mientras en algunas regiones frías como Europa, es común su uso para cortar el café de sobremesa. Asimismo es muy usada para la elaboración de postres e incluso dulces.

 


Continua leyendo