Moda Ecológica: ¿Por qué debemos optar por el slow fashion?

Foto: Metropolionline

El slow fashion o moda lenta, es un concepto de moda ecológica que apareció como una acción contraria a la producción masiva del fast fashion o moda rápida -un modelo cuyo objetivo y característica principal es promover el deseo de recambio constante y la necesidad de consumismo-.

Como reacción eco ambiental, el slow fashion surge con algunas finalidades. Una de estas es apostarle al futuro de la moda sostenible y contrarrestar los daños que llevaron a que la industria de la moda, sea considerada la segunda industria más contaminante del planeta.

Para lograr minimizar la huella ecológica, el slow fashion propone un cambio en el que se minimice el hiper-consumo y se evite el uso de recursos naturales.

¿Qué es el slow fashion?

El slow fashion o moda lenta -también conocida como moda sostenible- es el proceso de producir y consumir moda desde un pensar, un hacer y un deber consciente, sostenible y sustentable. Es decir, un modelo en el que los procesos de fabricación estén comprometidos con los trabajadores, los consumidores, el medio ambiente y los animales.

Foto: Perfil

El objetivo de la moda lenta, es cuidar que el impacto que esta pueda tener en el planeta sea mínimo. Por esta razón, desacelera la necesidad de consumo excesivo, evita escoger recursos naturales para la fabricación de sus productos y, en cambio, apuesta al uso de materiales ecológicos que puedan reutilizarse y que contribuyan a cuidar los entornos.

ver Jesica Pullo: defensora de la moda sostenible

Aunque el slow fashion propone una producción con conciencia eco-ambiental y social, no deja de tener sumo cuidado en la calidad y perdurabilidad de cada prenda, valorando que el proceso de confección de las piezas se lleve a cabo en y con el tiempo necesario. Así, garantizan que a lo largo del tiempo sus prendas seguirán siendo sostenibles.

¿Qué diferencia al slow fashion del fast fashion?

Encontrar la diferencia entre el slow fashion y el fast fashion es una tarea sencilla debido a que estos son conceptos totalmente opuestos. El fast fashion se caracteriza por tener un modelo de hiper-producción y confección masiva en sus piezas. Es decir, se producen muchas prendas en muy poco tiempo y con mínimos procesos de calidad.

ver Juan Sartor: «es muy importante empezar a cambiar las formas de producción y de consumo»

Mientras la moda rápida le apuesta al consumo constante y el recambio desenfrenado de prendas y/o productos, el slow fashion propone un cambio en la manera en la que se percibe la moda. La manera en la que lo hace, es priorizando la calidad por encima de la cantidad y brindando información clara a los consumidores para que puedan involucrarse en el cambio.

¿Cómo identificar el slow fashion?

Más allá de algunas características del slow fashion como el origen de los recursos, los tiempos de producción, la cantidad de prendas confeccionadas y el costo de estas, hay aspectos importantes que hacen que una marca sea considerada bajo los principios del slow fashion, y aunque no siempre será posible encontrar que estas cumplan al 100% con estos ideales, puedes identificar si cumpen con algunos de estos aspectos:

  • Producción de prendas atemporales. Sacan colecciones por periodos cortos de tiempo, quizás pocas prendas de una misma colección y a menudo puede que encuentres una sola pieza por talla.
  • Producción sustentable. Los materiales de las prendas son sostenibles y los textiles con los que confeccionan cada pieza, están libres de tintes contaminantes.

 

¿Cuáles son las ventajas del slow fashion?

Cuando decides comprar prendas de marcas que le han apostado al slow fashion, estás contribuyendo al futuro de la moda sostenible y a la producción consciente, responsable de cada prenda, reduces tu huella ecológica ayudando a que se minimice el consumo de recursos naturales y te vuelves un consumidor que compra con responsabilidad ética y social.

Estas son algunas de las ventajas del slow fashion con el medio ambiente, con los trabajadores y sus consumidores:

  • Con el medio ambiente:
    • Minimiza el uso de recursos naturales.
    • Utiliza materiales ecológicos.
    • Reducción de huella de carbono por cada pieza generada.
  • Con los trabajadores:
    • Reciben salarios justos
    • La fuerza de su trabajo es mucho más valorada.
  • Con el consumidor:
    • Diseños originales.
    • No a la acumulación innecesaria de prendas.
    • Calidad y durabilidad de las prendas.
    • Materiales de segunda, diseñadores de primera.

¿Qué visión deben tener las marcas que incursionan en la moda sostenible?

Las marcas y diseñadores que incursionan en la moda sostenible deben tener una visión totalmente opuesta a la que normalmente se tiene cuando se practica la moda industrial. Estas deben priorizar el valor de los consumidores y productores, apostándole a la visibilización de artesanos y utilizando materiales ecológicos que ayuden a preservar el medio ambiente.

Foto: Economía Sustentable

Las marcas que le apuesten al slow fashion deben tener en cuenta algunos puntos clave a la hora de crear sus piezas y sacar sus colecciones:

  • Le apuestan al desenfreno y desaceleración del consumo.
  • Utilizan tiempos más lentos de producción y de reposición de prendas.
  • Ponen su atención en la calidad, longevidad y durabilidad de cada pieza.
  • Buscan mitigar la huella de carbono que se genera en la producción de cada prenda.
  • Sacan colecciones atemporales.
  • Intentan producir menor cantidad de desechos cero. (zero waste)

 

En un mundo en el que la industrialización va dejando efectos medioambientales poco favorables a medida que pasan los años, es necesario que se sigan implementando cambios como el slow fashion, opciones que sean sustentables en el medio ambiente, que reduzcan el impacto negativo que tienen en el planeta, que no malgaste ni abuse de los recursos naturales, que no atente contra la vida animal y que le apuesten a un futuro con una sociedad consciente de lo que produce y consume.

 


Fuentes:

MÁS EN Ecología, Moda