Sexo anal: ¿Cómo prepararse correctamente y qué riesgos trae?

Foto: envato

El placer y el sexo son asuntos que cada vez se encuentran más abiertos al descubrimiento y a la experimentación. Aunque el sexo anal es una práctica que fue relegada a la clandestinidad debido al tabú que giraba en torno a ella, la apertura sexual está permitiendo que estas experiencias sean probadas por más personas.

El sexo anal es una actividad que está rodeada de mitos y que, al ser invisibilizada, su correcta información no es de acceso generalizado.

Por ello es importante saber que el sexo anal no es perjudicial para la salud, siempre y cuando se haga de forma adecuada. Recientemente, en redes sociales como Twitter, se desató una discusión sobre el sexo anal, teniendo como protagonista al “enema” (o lavado anal).

Lee también De la educación sexual a la educación con perspectiva de género

Por un lado, algunes de les usuaries decían que el enema es indispensable para realizar cualquier práctica sexual que involucre al ano, debido a que por allí se expulsan las heces y es ‘antihigiénico’ que pueda haber algún rastro de excremento.

Por el otro, estaban quienes reconocían los daños en la salud que puede traer realizarse este lavado con tanta frecuencia y que en las relaciones anales está la constante posibilidad de que pueda haber un percance. Por lo que no es posible adjudicar la culpa a quién ejerce el rol receptivo en la relación, sino que es una posibilidad que está y que hay que saber sobrellevar con madurez y con responsabilidad emocional y sexual.

Foto: twitter

El sexo anal es una práctica común en la vida privada de muchas personas, el ano tiene muchas terminaciones nerviosas y de allí que se produzca satisfacción con el estímulo o penetración.

Este placer se produce por dos razones, en el caso de personas con vagina, la penetración puede estimular indirectamente las paredes vaginales y el “Punto A”, que se encuentra entre 12 y 15 dentro de la misma. En el de las personas con pene, esta práctica puede estimular la próstata, a través del Perineo o “Punto P” que se encuentra a 5cm del año, lo que les puede llevar a un orgasmo.

Lee también Educación sexual integral ¿Qué sabemos sobre la vulva?

Sin embargo, el ano también es la última parte del tracto digestivo y su función principal es expulsar los desechos del cuerpo humano luego del proceso de digestión. Es por esa razón que al hablar de sexo anal receptivo se suelen hacer una serie de recomendaciones para que el recto se encuentre “más limpio”.

¿Qué es el enema?

Es un proceso de limpieza anal que se puede clasificar en dos categorías: los que se realizan de forma casera y los que se realiza como parte de un procedimiento médico. En el caso del sexo anal es usado el primero, se trata de una práctica en donde se introduce algún instrumento en el ano, con lubricante, para meter líquido en el recto y así expulsar los posibles restos.

Foto: Salud 180

El elemento más recomendado es una bomba con perilla retirable, debido a su practicidad y facilidad a la hora de desinfección. Pero, hay otras varias opciones que cambian según la disponibilidad de tiempo y el precio. Sin embargo, es importante resaltar que su uso constante puede ser riesgoso para la salud digestiva y que si se va a hacer, debe hacerse correctamente.

Lee también Sexo kinky y ¿por qué existe el kinkshaming?

¿Cómo hacer un enema?

1. Es necesario ir al baño antes de realizárselo, para evacuar los desechos de forma natural.
2. Lavar la zona perianal y rectal con agua tibia usando el dedo.
3. El enema se debe llenar de agua, esta debe estar a una temperatura tibia o ambiente, ya que si está muy fría o caliente puede ocasionar daños.
4. Antes de introducir la perilla, se debe usar lubricante para que no se produzca dolor o molestia.
5. Es importante ubicarse en una situación cómoda, procurando que la perilla esté ubicada de manera que entre el líquido y no aire.
6. Introduce el agua suavemente y en pocas cantidades, así el enema será solo superficial y no llegará al intestino.
7. Luego de mantener el agua adentro por un instante, expúlsala en el inodoro.
8. En caso de que el enema sea reutilizable, lava y desinfecta muy bien el producto.

¿Cuáles son los riesgos de realizarse enemas?

Según el Dr. Stephen Goldstone, especialista en enfermedades ano-rectales, para Vibraciones: realizarse un enema anal frecuentemente puede llegar a ser perjudicial, esto debido a que las heches se alojan en el colon sigmoide, una parte del intestino grueso.

Cuando el agua se introduce en grandes cantidades, el lavado se vuelve profundo y el líquido puede llegar a ese lugar, lo que produce consecuencias a largo plazo, como el estreñimiento y el daño en los esfínteres, los anillos que abren y cierran el ano. También, según el sexólogo Ubal Araque, para Europa FM, la mucosa que recubre el intestino se puede resecar, lo que ocasiona pequeños cortes y la flora bacteriana se irrita.

La flora intestinal alberga casi 400 especies de bacterias, estas se encargan de regular el aparato digestivo para un correcto funcionamiento y también intervienen en procesos inflamatorios o inmunitarios. Por ello, afectar la flora bacteriana puede traer serias consecuencias a la digestión y a la respuesta inmunológica.

Foto: Healthline

Entonces, ¿qué se recomienda?

Primero, es importante saber que el sexo anal siempre debe estar acompañado de preservativo y de lubricación, el lubricante debe ser a base de agua para que no se rompa el látex. Además, el condón es una barrera entre el pene, posibles desechos y heridas, lo que previene infecciones o ETS.

Segundo, llevar una dieta sana, cargada de fibra, lo que permitirá que la evacuación sea natural.

Lee también Sexo ATR: Un libro para vivir la sexualidad a todo ritmo

Tercero, ser conscientes de que puede haber riesgo de un “accidente” y que es natural que ocurra, por lo que la situación se debe manejar con respeto y madurez. Sin embargo, esto no quiere decir que no debe haber limpieza, por lo menos superficialmente, ya que hay posibilidad de infecciones. Por lo que se recomienda lavar con jabón neutro y con agua la parte perianal.

Hay otras alternativas como: Suplementos de fibra, probióticos, laxantes y el ayuno, pero son opciones que deben ser consultadas con tu encargade de medicina general y que deben ser usadas también con mucho cuidado.

Fuentes:

Europa FM
Exited Magazine
Homosensual
Maldita
Sexperto
Uncomo
Vibraciones

Mas noticias de Sexo