Educación sexual integral ¿Qué sabemos sobre la vulva?

Foto: Twitter

Es común que muchas personas con vulva desconozcan casi por completo dicha parte de su cuerpo. Una de las razones principales de esto tiene que ver con la precaria educación sexual que se recibe en los años escolares y otra parte que está más bien vinculada a la relación de cada persona con su cuerpo.

Puede haber mucho desconocimiento del cuerpo, es por ello que además de buscar información como la de esta nota, se recomienda auto-explorarse utilizando un espejo para conocer une misme sus propios genitales.

¿Qué es la vulva y qué partes la conforman?

La vulva es el conjunto de los genitales que incluye: monte de venus, labios vaginales mayores (externos), labios vaginales menores (internos), el clítoris, la vagina o abertura vaginal y el orificio uretral.

Foto: Natural Cycles

Cada una de sus partes tiene funciones diferentes:

  • Monte de Venus

Montículo carnoso que se encuentra sobre la vulva. Es común que después de atravesar la pubertad, éste se cubra de vello púbico. Su función es proteger al hueso púbico y los genitales internos

  • Labios vaginales mayores

Los labios vaginales son pliegues de piel alrededor de la abertura vaginal. Son visibles externamente. Son más carnosos que los menores y suelen estar cubiertos de vello púbico.

  • Labios vaginales menores

Son pliegues de piel que están dentro de los externos. Su extensión suele empezar en el clítoris y terminar debajo de la abertura vaginal.

  • Clítoris

“Ese gran desconocido”, como reza el título del Documental que les compartiremos más abajo, es un órgano cuya función está reservada al placer y la excitación sexual. Tiene miles de terminaciones nerviosas, más que cualquier otra parte del cuerpo. A saber: Su tejido se expande durante la excitación.

Lo identificamos en las vulvas como una punta hacia afuera que suele encontrarse cubierta por un capuchón: el capuchón del clítoris. Su tamaño visible/externo varía en cada persona, aunque ronda entre el tamaño de una arveja y el de un dedo pulgar.

A su vez, ¡la punta es sólo el principio! El resto, la parte no-visible o interna, se encuentra dentro del cuerpo, extendiéndose hacia abajo y hacia atrás de la vagina. Se sabe, además, que su extensión interna puede ser de aprox 12cm.

  • Orificio uretral

Es la pequeña abertura por la que se orina. Está ubicada debajo del clítoris y por encima de la vagina o abertura vaginal.

  • Vagina

La abertura vaginal se encuentra justo debajo del orificio uretral. Este lugar es por donde las personas pueden ser penetradas (dedos, juguetes sexuales, penes, etc.). Es por ahí por donde nacen los bebés y también por donde la menstruación sale del cuerpo. Por ende, también es por donde pueden colocarse tampones y copas menstruales.

La vagina es el conducto por el que se conecta la vulva con el cérvix y el útero.

¿Se dice vulva o vagina?

Es común escuchar que llamen “vagina” a la vulva. Esto es desacertado, es decir, un error. Como fue explicado más arriba, la vagina es la abertura por la que una persona puede ser penetrada, por donde nacen los bebés y por donde sale la menstruación. En cambio, la vulva, es el conjunto de todas las partes de los genitales. Incluye a la vagina, a la vez que también incluye el monte de venus, los labios vaginales, el orificio uretral y el queridísimo clítoris <3

El clítoris, un poco de historia…

A lo largo de la historia, las distintas partes de la vulva han sido estudiadas e investigadas, algunas más que otras. En el caso del clítoris es de las menos estudiadas (por los medios de la medicina moderna). Tal es así que, recién en 1998, Helen O’Connell, uróloga y cirujana australiana, describió por primera vez en la historia la anatomía completa del clítoris en un artículo publicado en el Journal of Urology.

Sorprende que, durante al menos un siglo, no se había estudiado profundamente antes. Así lo menciona el documental “El clítoris: ese gran desconocido”, emitido por el canal Odisea.

Es sabido, por cierto, que puede construirse conocimiento sin que éste surja del sistema médico. Así es como por muchísimos años las personas con vulva fueron haciendo uso de sus cuerpos, conociéndolos y estimulándolos.

Foto: Clue App

Sin embargo, es importante el desarrollo médico-científico al respecto, ya que es el paradigma a partir del cual hoy se establecen las necesidades humanas básicas y hasta se confeccionan las políticas de salud pública.

Diversidad de vulvas

Es importante que sepas que las vulvas son todas diferentes. Las hay con labios vaginales más cortos o más largos, arrugados, lisos. Muchas veces son asimétricas, es decir, con el labio izquierdo o derecho, de distinto tamaño a su opuesto.

Foto: Youtube

También varían en el color. Pueden ir desde el rosa hasta un negro amarronado, sin escalas. Por cierto, el color de los labios vaginales puede cambiar a medida que pasa el tiempo.

En muchas personas, los labios internos son más grandes que los externos, mientras que, en otras, los labios externos son más grandes que los internos. A saber: ambos pares de labios son sensibles y se expanden durante la excitación sexual. 😉

La eyaculación de la vulva existe, ¿cómo es?

Sí, existe. No es lo mismo hablar de eyaculación, que hablar de squirt, o de orgasmo.

El orgasmo es sensación de placer. En las vulvas puede darse -o no- acompañado de eyaculación (o de squirt). Es un tema que continúa estudiándose.

Como ya hemos visto, no es un tema al que la medicina le haya dedicado muchísimo.

Lo que se sabe hasta ahora, cuenta la Licenciada en Psicología y Sexóloga Cecilia Ce, es que la eyaculación de vulva es la expulsión de un líquido blanco y espeso, en una cantidad determinada, a través de las glándulas de Skene. No es tan fluido ni transparente como el squirt (lo veremos más adelante) y se expulsa por el orificio de la uretra, la cual se encuentra “pegada” a la vagina. Están al lado y por ende sus sentidos están conectados. Es por esto que es común que las personas sientan algo parecido a “ganas de hacer pis”.

Ahora sí, el squirt. Siguiendo a la licenciada, cuando hablamos de squirt hablamos de “un líquido más fluido, menos denso, más transparente y de mayor cantidad”. Algunes lo llaman “orina diluida”. Se genera con una técnica específica que crea una sensación de placer intensa. Ésta, sostenida por mucho tiempo, genera vasopresina tal que se formula un líquido que, sin pasar por los riñones, luego es expulsado “tipo telaraña de spiderman” Psss!

Importante: ni la eyaculación, ni el squirt son algo que tenga que suceder, ni que le suceda a todas las personas.

Tampoco es un condicionante para disfrutar del placer sexual, ni una limitación para tener orgasmos.

Si quieren explorarse y buscar el squirt, se recomienda estimular con dedos la pared vaginal que linda con la uretra (en posición de pie, sería la pared de “arriba” de la vagina), al mismo tiempo que se estimula externamente el clítoris. Tomar agua y estar relajade también son cosas a tener en cuenta. Por último, no inhibirse ante la sensación de pis, pues puede que éste sea ¡el mismísimo squirt!

Fuentes:


Continua leyendo