¿Qué es la asexualidad y qué nos dice sobre nuestra sociedad?

La asexualidad suele ser ignorada o incluso invisibilizada cuando se habla de educación sexual, por dos motivos principalmente. Un primer motivo tiene que ver con que se  cree que no existe, que es una fase que pronto pasará (¿te suena?) o que todavía la persona no ha conocido a la persona indicada. El segundo motivo -uno que en el mejor de los casos reconoce la asexualidad – tiene que ver con que se asume que al no poder hablar de una orientación sexual estrictamente no es necesario abordarla. 

Lo cierto es que todo aquello que ignoramos y dejamos fuera del debate marca los límites de nuestra capacidad de interpretación del mundo y – sobre todo -de nosotrxs mismxs. En este sentido ¿qué nos puede enseñar la asexualidad sobre el sexo y las relaciones?

¿Cómo reconocer aquello que no tiene nombre?

La asexualidad cada vez se está volviendo más visible y en este último tiempo hemos visto representaciones en la televisión. La más conocida es el personaje de Todd Chavez en Bojack Horseman. Aquí el personaje no sólo se identifica como asexual, sino que ante su frustración de la falta de visibilidad decide hacer su propio app de citas para conocer otras personas asexuales.

Aprender, ver y escuchar sobre asexualidad puede ayudar a las personas que se encuentran aisladas en una sociedad obsecionada con el sexo a encontrarse a sí mismas, especialmente al ver sus propias experiencias representadas, pero también puede ayudar al resto a re-pensar su sexualidad. Gran parte de nuestra identidad (por no decir casi en su totalidad) está estructurada en torno a la sexualidad.

A principio de los 2000 con las posibilidades de internet David Hay, un universitario de Estados Unidos creó un sitio web para conectarse con otras personas asexuales. Este sitio atrajo miles de visitas y pronto terminó creando la Red de Visibilidad y Educación Asexual  (AVEN),  que hoy cuenta con mas de 120k miembros. Desde entonces se han diversificado los canales y grupos que buscan compartir la experiencia. 

¿Cómo generar intimidad sin sexo?

La forma en que entedemos las relaciones en nuestra sociedad está en gran medida atravesada por el sexo. Sin embargo, la asexualidad nunca está puesta sobre la mesa. Para muchas persona es inconcebible pensar una relación amorosa sin sexo, pero la realidad es que existe gente que no siente atracción sexual por otras personas pero que esto no significa (para algunas) que no quieran tener relaciones amorosas.

El año pasado la periodista Angela Chen, publicó un libro titulado Ace: What Asexuality Reveals About Desire, Society, and the Meaning of Sex. Libro que surge de su propia experiencia al empezar a identificarse como asexual y que aborda las preguntas que comienzan a surgirle en torno la sexualidad obligatoria y el deseo.  Este examen, que hace Chen, muestra que los problemas a los que se enfrentan los ases (como se identifican las personas asexuales) -la confusión en torno a la actividad sexual, la intersección de la sexualidad y la identidad, la navegación por las diferentes necesidades en las relaciones- son los mismos conflictos que experimentan todxs. 

 

MÁS EN Sexo