Ovarios Calvarios: una exposición para conmemorar a las mujeres víctimas de la violencia en Colombia

Foto: Caracol Radio

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. En este marco, todos los años se coordinan actividades para generar conciencia global sobre la violencia en contra de las mujeres y niñas de todo el mundo, y así infundir en los gobiernos el desarrollo de políticas públicas para su eliminación.

Foto: Radiónica

Este año, en la ciudad de Bogotá, Colombia, se llevará a cabo una exposición llamada Ovarios Calvarios. Se trata de un evento organizado por la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia junto con la cantante y ceramista Andrea Echeverry y su grupo Aterciopelados .

La exposición está ubicada en el Claustro San Agustín de la Universidad Nacional de Colombia, su apertura será este 26 de noviembre en horas de la mañana -10:00 AM COL- y cierra el 29 de mayo de 2022 en horas de la tarde. El evento estará acompañado de la música de Aterciopelados y las voces de las cantantes y activistas Andrea Echeverry, Las Añez, La Muchacha y la cantautora mexicana Vivir Quintana.

Ovarios Calvarios hace alusión a todas las mujeres víctimas de violencia sexual en Colombia. En la exposición, las cerámicas creadas por La Ruiseñora Andrea Echeverry se unen a tres canciones poderosas -Ovarios, No se viola y Plañidera- que rinden homenaje todas aquellas mujeres que han denunciado y visibilizado la violencia hacia la mujer.

Andrea Echeverry se basó en sus tres poderosas canciones para transformarlas en delicadas cerámicas de rostros, cuerpos, tetas, vaginas, lágrimas, espejos, consignas, músicas, videos y denuncias. Cada una de estas piezas son un homenaje para abrazar y recordar las historias de mujeres que han sido violentadas sexualmente.

Foto: Spotify

En algunas de las cerámicas se podrán apreciar los nombres de mujeres y niñas que han sido violentadas que han sido casos de conocimiento público como: Salomé, la niña embera, la patrullera, la manifestante, Camila, Maria Jovita, Rosa Elvira, Alisson, entre otras.

María Belén Sáez de Ibarra, curadora de esta exposición conmemorativa contó, para la página de la Unal (Universidad Nacional de Colombia), por qué la iniciativa de las cerámicas de Andrea Echeverry para Ovarios Calvarios:

“La artista quiso trabajar este tema tan violento, a través de la técnica de la cerámica, un material supremamente delicado, frágil. Algunas piezas expuestas se rompieron en el proceso, y fueron integradas para mantenerles su razón de ser como metáfora de reconstrucción y resiliencia. La cerámica es tan frágil como lo es la psiquis, la piel y los órganos. Las heridas de la violencia sexual no se superan y la cerámica queda rota para siempre. Todo el proyecto es delicado: la voz, los sonidos, la cerámica. Los cantos, y especialmente la voz de Andrea, es caricia; la música, con la fusión de Héctor, es compañía y acción de memoria”

Las canciones de Aterciopelados y su papel en Ovarios Calvarios.

En las canciones que inspiraron las piezas que se expondrán en Ovarios Calvarios, Andrea Echeverry trabajó con grandes mujeres. Algunas de ellas son cantautoras que también han hecho de su música un grito de lucha ante cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres.

En la canción Ovarios, Vivir Quintana y Echeverry lanzan un mensaje contundente: “ser de quien ya nunca más se aprovechará el macho abusivo”. Un video creado por Dorsal Caracteres y Tastunarte en el que se hace un aullido furioso y sonoro por respeto a la vagina mítica.

La Muchacha Isabel, también cantautora colombiana, colabora con Andrea Echeverry como en un ritual ardiente en la canción No se viola, con un proceso creativo por parte de Juan Andrés Moreno y Antonio Nariño.

Foto: Flipr

Para Plañidera, los Aterciopelados y Las Añez -con la creación audiovisual de Diana Rico- recuerdan “que no es campo de batalla el cuerpo femenino”. Para el concepto de la Plañidera, Echeverry trabajó la idea de lágrimas saliendo de tetas y vaginas; lágrimas que se transforman en fluído corporal, en una fuente de vida y de emoción que emana dolor.

“Escribí las canciones y empecé a construir rostros llorando. Plañideras derramando gotas de llanto. Luego vinieron los cuerpos, gotas de sangre que fluyen de vulvas con clítoris dorados, gotas de leche que brotan de tetas color tierra. Todo chorrea, derrama, llora. La vulvas son espejos, así que te ves como naciendo, y llevan nombres de niñas y mujeres víctimas de violencia sexual. Y los letreros, pedazos de lírica de estas mismas canciones, palabras quemadas al fuego y esmaltadas con rojo brillante, reiterando que “mi cuerpo no es un botín, tu miembro no es un fusil”. Cuenta Andrea Echeverry para la UNAL.

Estas tres canciones se lanzarán el día 25 de noviembre en todas las plataformas digitales y en el canal de Youtube de Aterciopelados. En los videos de cada una de ellas, se podrá apreciar, por ejemplo, el proceso de pintado y realización de algunas de las cerámicas que serán expuestas en Ovarios Calvarios.

 

Fuentes: