Las profesiones del futuro, la nueva generación de empleos

La constante evolución social, los grandes avances tecnológicos y el desarrollo sostenible en contra del cambio climático se han convertido en los últimos años en los motores principales de generación de nuevos empleos y profesiones. Pero no en relación a nuevas o más vacantes sino en la de establecer nuevas oportunidades de negocio, y en consecuencia empleo, en ámbitos que hasta ahora no existían.

Así la en Inteligencia Artificial, los medios de comunicación o en el entorno digital, han ido surgiendo puestos que hasta ahora no existían. Entonces, ¿cuáles serán las profesiones del futuro? ¿Qué formación será la más demandada?

La educación como llave maestra para el futuro

El aprendizaje y el conocimiento son la base fundamental en la que se establece todo el organigrama social: desde la concepción del ordenamiento de un pueblo hasta el trabajo sobre el que se organiza cada persona. En esta línea, es de suma importancia conocer la perspectiva real de la nueva coyuntura del entorno global y social en el que vivimos.

La consciencia del mundo diverso y de los nuevos retos puede concluir en trabajos exitosos que aporten valor a nuestro ser como personas. Es más, el talento de la diversidad será la clave del futuro para lograr una fuerza empresarial conjunta que impulse además la economía nacional y global.

ver Trabajo y diversidad ¿qué hacen hoy en día las empresas por la inclusión?

Ahora que los puestos de trabajo son más cambiantes y que existe más oferta laboral en todos los sectores se puede llegar a presuponer que las oportunidades laborales son mayores, pero sin embargo aún existen muchos obstáculos para mujeres y personas del colectivo LGBT.

Foto: pexels

La discriminación por género y orientación sexual es la principal causa de la brecha de desigualdad y techo de cristal al que se enfrentan muchísimas personas. Es por este motivo, y más aún cuando existe un abanico tan amplio de posibilidades laborales, que el conocimiento es el cimiento del futuro laboral para las nuevas generaciones.

Los tiempos cambian y nuestra formación académica y laboral cambia con él. Las enseñanzas superiores no universitarias cómo la formación profesional comienza a ganarle terreno a los grados universitarios. Así lo revelan los últimos indicadores de las estadísticas de Educación del Ministerio de Educación y Formación Profesional del Gobierno de España, que sitúa muy por encima los valores del Alumnado de Enseñanzas de Régimen General no universitarias en comparación con el de Enseñanzas Universitarias.

Este aumento del alumnado en la formación profesional no nos pilla por sorpresa, los precios públicos y su accesibilidad, ante la situación precaria de los jóvenes y la crisis económica (y su legado), en contra de las tasas universitarias y los costes de las matrículas, ha sido también un factor determinante. Y como los tiempos cambian, la formación profesional ha sabido adaptarse muy bien y renovar su oferta. Este año se han implantado hasta 11 nuevas titulaciones de formación profesional, que van desde ciclos de “Comercialización de productos alimentarios” hasta “Montaje de Estructuras e Instalación de Sistemas Aeronáuticos”.

Pero sin duda la aprobación de la nueva Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional ha fomentado la conexión de los estudiantes de ciclos formativos con su futuro laboral, implantando sistemas de aprendizaje duales en los que tienen la posibilidad de realizar amplias prácticas en empresas.

Las profesiones del futuro

Detrás de la creación de nuevas titulaciones se encuentran sectores en auge encargados de generar nuevos empleos y por tanto nuevas profesiones. Pero, ¿cuáles son esos ámbitos empresariales?

Las ciencias y los avances tecnológicos son la principal esfera en torno a la que se crean las macrotendencias laborales. Así, un especialista en Big Data o un desarrollador de nuevas aplicaciones ya son algunos de los puestos con más demanda en la actualidad.

Foto: Cero Ideas

Ambos empleos podrán lograrse sin necesidad de un Grado Universitario lo que, a la larga, facilitará el acceso a los estudios. Por el contrario, para ser experto en tecnología ambiental y sostenibilidad o ingeniero de robótica sí será necesario acudir a la facultad. No obstante, la oferta será tan amplia y ambiciosa en 20 años que cualquiera podrá ser piloto de drones, especialista en ciberseguridad o ser un arquitecto experto en renders y diseños 3D.

Al otro lado, en la rama de sociales, encontramos empleos que ya hoy en día son fundamentales para cualquier empresa o agencia.

Especialistas en e-commerce, expertos en marketing digital o perfiles de copywritting y creadores de contenido serán los puestos con más vacantes disponibles. Sin embargo, existen ya otros trabajos que comienzan a desaparecer y que, seguramente, de aquí a unos años no exista, como son los dedicados a la atención al cliente, operarios textiles, técnico de procesos fotográficos, y también empleos más tradicionales y artesanales como zapatero, relojero o técnico del metal.

Foto: Cloudmasters

Las novedades profesionales de los últimos años, y las que aún están por llegar, suponen quizá la mayor revolución social incluyendo la revolución industrial. Las nuevas tecnologías ya se están abriendo paso a caminos agigantados transformando el mundo conocido en uno más transversal y universal.

Lo más fácil y racional, entonces, será el conocimiento pleno de todo el contexto digital que nos rodea y como su desarrollo puede ser aprovechado en una gran oportunidad laboral.

Fuente:

MÁS EN Empleo