Gestación por sustitución, una opción para familias diversas

La gestación por sustitución, también conocida como embarazo subrogado o “alquiler de vientre”, es una una técnica de reproducción asistida para parejas o personas que no pueden tener hijxs en forma natural, y que tampoco pueden mediante otras técnicas de menor complejidad. Se trata de una opción para las personas que no quieren adoptar porque quieren tener hijxs con lxs que comparten material genético. La gestación por sustitución es una figura compleja que no sólo ha generado debates jurídicos (en muchos países constituye un caso de vacío legal) sino también éticos. 

Gestar y criar unx hijx son dos actividades humanas diferentes 

Las críticas feministas a los destinos “biológicos” de las identidades de género significó un paso enorme dentro del proceso de transformación de las relaciones socio-culturales que determinaban qué tipo de vida cada persona podía llevar a cabo. Hoy, gracias a eso, muchos países cuentan con legislaciones que reconocen que la identidad de género es una vivencia interna que pueden o no corresponder el sexo asignado al momento del nacimiento 

¿Pero qué tiene que ver con la gestación por sustitución? 

Reconocer la identidad de género como tal y protegerla legalmente junto con la ley de matrimonio igualitario significa también reconocer la capacidad que tiene cada unx para decidir formar una familia, independientemente de su identidad de género o “biología”

Si bien en muchos países la gestación por sustitución todavía no está contemplada, sí existen otras formas de tener unx hijx como por ejemplo la adopción, una opción mucho mas común y a disposicion de madres o padres solterxs o incluso parejas cis-heterosexuales que no pueden concebir. Ahora bien, cuando la persona o la pareja tienen el deseo de utilizar su carga genética pero sin concebir.

¿Cómo funciona?

El proceso cuenta de muchos pasos. En primer lugar se debe elegir una persona gestante. En la actualidad, en los países que está legalizado (o en los que hay un vacío legal) existen muchas empresas privadas que se dedican a gestionar la conexión entre la familia y la persona que dispone del vientre, muchas veces a través de países. Luego está la elección de los óvulos y el esperma ya que la gestación por sustitución se hace mediante la fecundación in vitro. De nuevo, el suministro de la carga genética dependerá de lo que cuenta la persona: puede ser semen u óvulos y luego, será necesario la adquisición de lo que resta. Una vez fecundada resta el embarazo y por último el parto. En muchos casos el proceso de embarazo que incluye varias consultas a medicxs es acompañado por la madre o padre del bebe. 

 

MÁS EN Concepción