5 hábitos saludables para salud mental

Vivimos en una sociedad altamente competitiva y desigual e injusta. Si sos una persona LGBTIQ probablemente experimentes además niveles de estrés que muchas veces son invisibilizados cuando no negados. Aquí te recomendamos 5 hábitos saludables que puedes incorporar para cuidar tu salud mental

Mueve tu cuerpo

Está demostrado que hacer ejercicio tiene un impacto positivo en tu salud y en tus estados anímicos. Proponte mover el cuerpo ya sea salir a caminar, bailar tu tema preferido, seguí un video de yoga, cualquier cosa que ponga todo tu cuerpo en movimiento. No hay solo una manera correcta de ponerlo en práctica, la idea es poner tu todo tu cuerpo en movimiento. 

Ve el vaso medio lleno

Sé agradecido y mantén una mente positiva. Focalizarse solo en lo negativo, compararte con los demás, colabora a que te sientas triste y sin energía. Ser agradecido no quiere decir negar las cosas que no te gustan o soportar cosas que no quieres, sino poder ver aquellas cosas por las que sí crees que puedes ser feliz para poder ver con otros ojos aquello que no te hace bien y de ese modo no sentirte abrumadx con esas situaciones. Consejos para hacerlo:

  • Al despertarte escribe 3 cosas positivas sobre tu vida o cosas que te gusten. De este modo empezarás tu día con energía positiva y podrás encarar aquellas cosas que no te gustan con más fuerza y energía.

  • Date permisos. A veces somos más exigentes con nosotrxs mismos que con el resto por eso es importante que cuando lo necesites te permitas dormir la siesta, no ver a nadie estar tranquilo o juntarte con amigxs.

Reconoce tus sentimientos

Ignorar lo que te pasa es contraproducente por eso es mejor tratar de encontrarle un nombre a tus sentimientos para así también encontrar su origen y poder tratarlas. Ignorar lo que nos pasa no hará que nuestros problemas desaparezcan. 

Se consciente del tiempo que le dedicas a las redes sociales

Si bien las redes sociales son una fuente de diversión y distracción en donde uno puede encontrar una comunidad. Pero también puede ser una fuente de estrés y angustia cuando pasamos mucho tiempo en ella comparándonos con lxs demás. Se consciente de cómo las usas y cuánto tiempo les dedicas. 

Considera terapia

Siempre es bueno pedir ayuda y contactar un especialista. Si sientes que no puedes con lo que te pasa es mejor recurrir a un profesional.